Sábado 25 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Mundo
Miércoles 17 de Abril de 2013 - 02:01 AM

“Aquí se va a ir hasta las últimas consecuencias”

Seguidores de Hnerique Capriles protestaron ayer frente a la sede regional del Consejo Nacional Electoral, en Mérida, estado del mismo nombre, mientras miembros de seguridad resguardaban el edificio.

“Yo pienso que ya está bueno de tanto abuso de poder, de tanto amedrentamiento y que aquí se va ir hasta las últimas consecuencias”.


Las palabras de Gabriel* resumen el sentir de los millones de seguidores del candidato opositor venezolano, Henrique Capriles, quienes le dieron su voto de confianza en las urnas y hoy sienten que le arrebataron la Presidencia por escasos 234.000 votos.


 Los caprilistas han emprendido una cruzada y movilización nacional para exigir el reconteo manual de los votos. Pero la tienen difícil, pues de antemano el Consejo Nacional Electoral, CNE, negó esa posibilidad.


 La oposición de la mano de Capriles quiere evitar a toda costa que Nicolás Maduro sea proclamado este viernes presidente electo de Venezuela.


Para Gabriel, chef ejecutivo de un restaurante en el municipio de Carrizal, situado a 15 minutos de Caracas, “la gente anda restiada (cansada)… anoche hubo un cacerolazo que duró casi una hora, quemaron cauchos, vino la Guardia Nacional lanzó gases lacrimógenos”.


Dice que el ambiente que se respira en las calles es tenso y la gente ha ido a trabajar con recelo.


“Aquí el miedo es que se forme el alboroto y cierren todo… el problema es que la oposición sale a marchar y se infiltran chavistas  y empieza la quemason (disturbios)”, advierte Gabriel, quien no admite la violencia para exigir democracia. “Para eso está el voto participativo porque en Venezuela cabemos todos”, apunta.


“Bueno ahora hablan como angelitos pero si el CNE hubiera dicho que ganó Capriles, Venezuela estuviera en llamas”, sentencia el opositor de 50 años.


En la víspera, siete personas murieron y 61 resultaron heridas durante desmanes e incidentes de violencia tras la proclamación de Maduro como presidente electo antela autoridad electoral de ese país.



“A Maduro no lo saca nadie”
En la otra orilla, Naykel*, un joven chavista, sostiene que los escuálidos (como les dicen a los opositores) no saben perder y defiende la victoria del ‘delfín’ del fallecido gobernante venezolano.


“Si se va armar un problema que sea de una vez, porque no se puede vivir así, y para calmar todo lo mejor es contar todos los votos de una vez”, opina este barman de profesión.


El reconteo que reclama el bando opositor, agrega, es para que “quede claro que ganó Maduro y los escuálidos dejen de pensar estupideces”.


“A Maduro no lo saca nadie, además tiene el apoyo de las Fuerzas Armadas”, comenta Naykel, quien está plenamente convencido que los “capitalistas no volverán” a gobernar Venezuela por mucho tiempo.


Al respecto, Gabriel cree que no se puede confiar en el  Ejército de su país. “Acuérdate que el general y los militares que cuidan los votos, es decir el Plan República, adoraban a (Hugo) Chávez y antes de las elecciones el almirante que es Ministro de Defensa dijo que a Chávez no lo sacaba nadie”.


Mientras la frustración, la violencia y la radicalización amenazan con desbordarse en Venezuela, el clima político y social en el vecino país, dividido en dos, se asemeja a una olla de presión que en cualquier momento puede explotar.


*Omitidos apellidos a petición de los entrevistados.

Gobierno y oposición se acusan de violencia

AFP, CARACAS


El Gobierno y la oposición se acusaron mutuamente de la violencia en Venezuela que dejó al menos siete muertos durante una movilización convocada por el opositor Henrique Capriles contra la proclamación del chavista Nicolás Maduro como presidente electo, lo que desató una grave crisis política.


Maduro, delfín del fallecido presidente Hugo Chávez, responsabilizó a los “fascistas” de las muertes ocurridas el lunes en protestas convocadas por Capriles contra los resultados de las elecciones del domingo, que ganó el primero por apenas 1,8 puntos porcentuales.


“El Gobierno es el que está detrás de todos esos episodios de violencia”, respondió Capriles, según él para tratar de “que no hablemos del conteo de votos”.


No obstante, el opositor, de 40 años, dijo estar “en la disposición de abrir un diálogo para que esta crisis sea resuelta en las próximas horas” y retiró el llamado que había hecho a una manifestación el miércoles en Caracas frente a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE).


“Mañana no vamos a movilizarnos y yo le pido a todos mis seguidores recogerse, el que salga está en el lado de la violencia, el que salga está haciéndole el juego al Gobierno, el Gobierno quiere que aquí haya muertos en el país”, dijo Capriles.


El oficialista, de 50 años, había advertido ayer que no permitirá más marchas opositoras en la capital. “Ustedes no van a ir al centro de Caracas a llenar de muerte y de sangre”, sentenció.

El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, advirtió que promoverá una “averiguación penal” contra el líder opositor.

En cadena de radio y televisión, Maduro acusó a la oposición de orquestar un “golpe de Estado” con los llamados a protestas y afirmó que un pequeño grupo de militares está bajo investigación por tener contacto con opositores.

Dato Curioso

Según el Gobierno, grupos de presuntos opositores asediaron la casa de la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, y varios médicos cubanos, que trabajan en misiones sociales creadas por Hugo Chávez, fueron agredidos en algunas zonas.

sabía usted que...

prácticamente la totalidad de los países latinoamericanos felicitaron a Maduro como nuevo presidente, mientras que Estados Unidos señaló que aún no está listo para hacerlo. España y la OEA llamaron al diálogo?

Publicada por
ÁNGELA CASTRO ARIZA
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitter
Inicie sesión o regístrese para enviar comentarios