Martes 22 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Mundo
Lunes 09 de Septiembre de 2013 - 02:01 AM

Bachar al Asad dice que no utilizó armas químicas, pero EU insiste en ataque

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, opinó que los vídeos sobre el supuesto ataque químico del mes pasado en las afueras de Damasco servirán para que los congresistas que todavía no han decidido su voto tengan más elementos de juicio. Kerry, quien se reunió ayer en París con representantes de la Liga Árabe para obtener su apoyo en un eventual ataque.

El presidente sirio Bachar al Asad rechazó haber utilizado armas químicas y analiza “de cerca” la evolución de los acontecimientos en Washington, indicó ayer el periodista Charlie Rose al adelantar una entrevista con el gobernante en Damasco.

Asad, agregó Rose, “negó tener nada que ver” con el supuesto ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto en los suburbios de Damasco, tal y como asegura Estados Unidos quien ha instado a atacar militarmente siria en respuesta a esta violación de las normas internacionales.

 Sin embargo, el Gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, insistió en sus esfuerzos por para convencer de la necesidad de una intervención en Siria con la publicación de varios vídeos que muestran a supuestas víctimas de ataques químicos, mientras se avivan las dudas de miembros del Congreso.  Por ello, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Dennis McDonough, señaló que  “Esto no es Irak o Afganistán. Esto no es Libia. Este ataque es algo focalizado, limitado y efectivo, para remarcar que el presidente sirio Bachar al Asad no pueda pensar que puede llevar a cabo esto de nuevo”.

ANÁLISIS - NOTICIA DE LA SEMANA
Jerónimo Ríos Sierra
Docente de Gobierno y RR.II de la Universidad Santo Tomás

La Cumbre del G-20 celebrada ayer en San Petersburgo (Rusia) es la máxima evidencia de cómo el conflicto sirio mantiene fracturada a la comunidad internacional. Con un Consejo de Seguridad paralizado por el veto de Rusia y China, el presidente norteamericano, Barack Obama, busca urgentemente apoyos, tanto entre los miembros del G-20 y la Unión Europea, como con algunos Estados de la región del Golfo como Catar o Arabia Saudí.

El resultado de una posible intervención encabezada por Estados Unidos, dado que no se ajustará a la legalidad por no disponer del referido apoyo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, exige trabajar en la obtención de mayores vestigios de legitimidad.

Dentro de esta legitimidad, cobra sentido el asunto de una posible utilización de armas químicas por parte del régimen de Al Assad. Pareciera que solo dada esa situación sería posible entender una intervención de la comunidad internacional en Siria, lo que, en cierta parte, recuerda a cuando la invasión de Iraq se justificó por una eventual disposición de armas de destrucción masiva que, finalmente, nunca existió.

La lástima de todo es la incapacidad de la comunidad internacional y del derecho internacional para evitar el enquistamiento de conflictos como éste, que en dos años presenta 110.000 muertes y 7 millones de desplazados. Así, dentro de esta tesitura, Rusia e Irán han apoyado obstinadamente a un régimen que siempre ha sido aliado. Por su parte, Estados Unidos y algunos países europeos, que en tiempos pasados nunca cuestionaron el régimen de Al Assad ni se preocuparon por la democracia en Oriente, demonizan hoy un sistema de gobierno represor cuya tiranía viene de mucho antes.

Bajo estas circunstancias, se intervenga o no, la pérdida irreparable sobre la población civil no tiene marcha atrás. La guerra civil ha terminado por alimentar unos intereses creados de las grandes potencias con presencia en la región que han desembocado en una fractura irreparable del tejido social en Siria y que, en cierto modo, rememora las lógicas de la guerra fría. Unas lógicas sobre las cuales la fricción Estados Unidos / Rusia resulta evidente y en la que, con una Damasco afín a Occidente, muy posiblemente se puede pensar en Teherán como próximo foco de tensión.

Resulta urgente repensar el sentido de compromiso real de una comunidad internacional sesgada por sus intereses geoestratégicos y  donde prima el recurso de la guerra antes que la prevención de la paz.

Publicada por
Agencias, WASHINGTON
Su voto: Ninguno (3 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitter
Inicie sesión o regístrese para enviar comentarios
Publicidad

Ranking de Noticias

Todos los derechos reservados Comunicadores del Risaralda S.A. - 2014 - Pereira - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.


   </