Al adquirir un pescado lo más importe es conservar su frescura y sabor; esto lo logras al congelar el pescado. Sino, el pescado se vuelve mustio, seco y sin gustillo. Sobre todo, si nos hemos empeñado en comprobar la frescura del pescado por las agallas, los ojos, la textura de la piel  y otros rasgos que pueden garantizarnos si un pescado es fresco o no.

Y si luego de conseguir un pescado fresco no sabemos conservarlo, que fiasco. Por eso, hoy detallamos cómo congelar el pescado. Generalmente, compramos el pescado fresco que vamos a degustar lo antes posible. Pero, como el mundo ha cambiado en exceso y ya nada está garantizado, podríamos requerir comprar un poco más de pescado y tener que guardarlo.

Ademas, hoy en día la vida tiene su técnica por más simple que parezca. Entonces, queremos darte varias sugerencias para que conozcas cómo congelar el pescado y garantizar que al descongelarlo no haya perdido su rico sabor o su frescura.

Comercialmente la congelación del pescado es óptima desde la pesca, pasando por su traslado y distribución se conserva muy bien la cadena de frío y esto conlleva a que el pescado no pierda sus nutrientes, ni su frescura. Pero, ¿si nos toca a nosotros congelar el pescado?. Sigue leyendo y no pierdas ningún detalle, pues te garantizamos que más nunca estropearás el pescado súper fresco que compres.

¿Cómo congelar el pescado?

  • Lo primordial es limpiar bien el pescado, nunca debes congelar el pescado con vísceras porque disminuye su frescura y afecta su sabor.
  • Evita lo más posible que se desarrollen bacterias en el pescado. Para ello, tus manos, el mostrador, el cuchillo y el recipiente o bolsa para congelar el pescado deben estar bien limpios
  • Para que el pescado conserve al máximo su frescura debe congelarse limpio y seco. Luego de limpiarlo, procura secar  bien el pescado por dentro y por fuera. Ojo: si lo congelas entero, seca cada pieza con toallas de papel antes de congelarlo.
  • Ten en cuenta que mientras más pequeño sea el pescado o menores las raciones de pescado  a congelar; mejor y más rápido será el proceso de congelación. Esto resultará en una mayor frescura del producto.
  • El envase o la bolsa donde deseas congelar el pescado deben sellar herméticamente, de esta forma se garantiza que el frío no seque el pescado o que la humedad no se cuele y lo dañe.
  • No congeles el pescado en las mismas bolsas en que lo adquieres en el súper, afectan grandemente la frescura del producto.
  • Es bueno colocar fecha de congelamiento al pescado o las porciones que congeles. De esta forma, te aseguras de consumir las que has comprado con anterioridad y las más nuevas van saliendo luego.
  • Es bueno saber  que para que el pescado se mantenga lo más fresco posible, si el pescado es graso no debe congelarse por más de un mes. Y si  el pescado es magro no debe superar los 3 meses de congelación.

Tips del pescado congelado

  • Evita volver a congelar un pescado que ya ha sido descongelado, debes cocinarlo y consumirlo de inmediato. Sobre todo, si ha estado completamente descongelado y alcanzó temperatura de ambiente.
  • Por otra parte, si has descongelado apropiadamente un pescado, lo has cocinado y te han quedado algunas sobras ya cocidas, puedes volver a congelarlo con tranquilidad. Lo importante es  que al volver a descongelarlo lo consumas totalmente.
  • Otro tips importante para garantizar la frescura y el buen sabor del pescado es que al momento de consumirlo lo descongeles con lentitud. Así que, pásalo del congelador a la nevera y déjalo descongelar lentamente, mejor si es de un día para otro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here