El verano es la época de reproducción de muchos animales domésticos, entre ellos los gatos. ¿Tienes una gata preñada a punto de tener sus crías? ¿O tal vez alguien desea regalarte un gatito? Quizá en tu ir y venir diario te das cuenta de que alguien abandonó una cría de gato bebé y te encuentras ante la duda de qué hacer. Quieres ayudarle pero, sientes temor por no saber cómo cuidar a un gato bebé o por la responsabilidad que asumirás. Pero no te preocupes, a continuación te daremos sugerencias que te ayudarán a cuidar de un gato bebé.

Cómo cuidar a un gato bebé

Los gatos son sexualmente maduros a los 6 meses de edad; la gestación dura entre 58 a 72 días y al nacer, las crías son muy vulnerables. Las hembras pueden tener hasta 3 camadas anuales. Por eso si tienes o deseas tener una gata, decide de antemano si la vas a esterilizar o no.

Cuando los gatitos nacen tienen los ojos y las orejas cerrados, casi no se mueven, pero se desarrollan muy aprisa. Aproximadamente a los 10 días abren los ojos y a las 2 semanas ya los tienen completamente abiertos, pasan mucho tiempo dormitando y alimentándose.

Los gatitos comienzan a caminar y le salen sus dientes a las 3 semanas. Entre las semanas 4 y 5 ya están súper activos, tratarán de comer alimentos más sólidos y harán sus necesidades sin estímulos externos. En las semanas 6 a 8 ya son capaces de hacer tantas travesuras y ocurrencias como te imagines.

Si sabemos en qué etapa de vida está la cría podremos saber con qué alimentarla, cuánta cantidad de alimento darle, por cuánto tiempo, entre muchos otros factores; y de esta forma la cuidaremos mejor.

El mejor cuidado para los bebés de gatos se lo proporciona su madre; es ley de vida, cuanto más tiempo estén juntos, mejor le irá a las crías. Ahora bien, hay circunstancias en las que esto no es posible;  por eso, si te encuentras un gato bebé abandonado, debes llevarlo cuanto antes al veterinario para realizarle un chequeo. Así obtendrás información oportuna y vital que te permitirá a partir de allí cuidar bien al gatito.

Cómo alimentar a un gato bebé

Al momento de alimentar a un gato bebé, no es buena opción hacerlo con leche de vaca; pues no la digieren bien y les da diarrea. Puedes alimentarlos por pocos días con leche de cabra, mientras consigues la fórmula sustituta de leche de gato en tiendas para mascotas o ventas por internet.

Cuando alimentes al gatito, su pansa debe estar hacia abajo; asegúrate de que el alimento esté tibio, para no causarle daño. Sostén el biberón en ángulo de 45 grados, cuando termine de comer límpialo muy bien con algún retazo de tela. Los biberones deben hervirse cada vez que los uses, evitarás enfermedades.

Los gatitos recién nacidos y hasta 10 días deben comer cada tres horas. Entre la 2da. y la 3era. semanas comen cada cuatro o seis horas. En la semana 4 comienza la etapa del destete o a comer solos.

Los gatos bebé no regulan bien su temperatura corporal, por ello debes mantenerlos calientes si hace frío. Puedes ponerlos en una cajita con algunas telas en un lugar cálido de la casa.

Es muy importante que ayudes a tu gato bebé a defecar, porque al nacer es la madre quien les estimula para que puedan hacerlo. Con una toalla tibia frota suavemente debajo de su cola, esto lo ayudará a orinar y defecar. Debes hacer esto luego de alimentarlo, sé paciente porque a veces hacen rápido, y otras no tanto. Si luego de una hora de estimularlo no defeca, llévalo al veterinario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here