Si estás pensando en remodelar tu sala de estar, seguramente en estos momentos estés decidiendo el estilo de los nuevos muebles que querrás colocar. Por eso, puede que ya tengas en mente alguna mesa que se adecúe a tus necesidades y gustos; pero, por si aun no te has decidido, existen varias tiendas de muebles online que ofrecen diferentes modelos de mesas de centro para el salón con una gran variedad de colores. Como es el caso de la empresa Menamobel

A continuación te proponemos algunos consejos y tipos de mesas a escoger .

Cómo escoger la mesa perfecta

A la hora de comprar una nueva mesa de centro es fundamental tener en cuenta el espacio donde estará ubicada. En el caso de que tu salón sea cuadrado o rectangular, podrás optar por mesas más convencionales. Sin embargo, si tienes una sala con otras formas, lo mejor será que elijas mesas que vayan más acorde con este tipo de espacios. Por ejemplo, los salones de formas triangulares suelen combinar bien con mesas de centro redondeadas, ovaladas o de aspecto irregular.

Asimismo, la selección de la mesa de centro también estará relacionada con la amplitud del salón. De este modo, cada tamaño casará mejor con diferentes tipos de mesas. Así, en general, las salas pequeñas serán las más fáciles de decorar, puesto que prácticamente cualquier tipo de mesa irá acorde con el espacio.

No obstante, si tu sala es excesivamente pequeña, tal vez tengas que optar por colocar la mesa en otro lugar. De esta forma, puede resultar positivo alejarla del centro del espacio y ubicarla, en su lugar, al lado del sofá. En estos casos, deberás adquirir una mesa pequeña, ya que su función será meramente auxiliar.

Igualmente, si el salón de tu casa es bastante amplio, te recomendamos que te hagas con dos mesas cuadradas, de líneas rectas e idénticas que cubran todo el espacio central del mismo.

Qué tipo de mesa escoger

Además de las formas y la amplitud del salón, también es importante tener presente los distintos modelos de mesas de centro que existen actualmente en el mercado. De este modo, podrás elegir adecuadamente aquella mesa que se adapte mejor a lo que buscas y necesitas.

Mesas multifuncionales. Son las más prácticas, ya que reúnen en el mismo espacio diferentes compartimentos, que se pueden distribuir a diferentes altitudes. Si eres de esas personas que realizan multitud de actividades en el salón, este tipo de mesa es la tuya. En el siguiente video podrás ver una demostración de este tipo de muebles de la empresa Menamobel.

Mesas con estilo. Son aquellas que constan de un diseño más original, pero que por el contrario no siempre ofrecen los mayores niveles de comodidad. Sin duda, la selección de una mesa de estas características dotará a tu salón de un estilo personal, pero perderás en cuanto a funcionalidad se refiere.

Mesas modulares. Si quieres combinar funcionalidad y estilo, las mesas modulares serán tu mejor opción. En este sentido, al adquirir dos o más mesas modulares podrás intercalarlas como más te guste y separarlas en función de tus necesidades. Además, al optar por este estilo de mesas de centro, podrás cambiar la distribución de tu salón las veces que quieras.

Mesas de cristal. Las mesas invisibles, que es como también se denominan las mesas de cristal, aportarán a tu salón un aire minimalista y moderno. Esto se debe a que no ocupan ningún espacio visual, por lo que también darán un estilo fresco al espacio. Aunque no son las más prácticas, ofrecen el mismo servicio que cualquier otro tipo de mesa de centro.

Mesas bandeja. Desde luego, las más modernas. Además, por lo común, suelen ser muy bonitas y originales, pero destacan por su pequeño tamaño. En este sentido, aunque quedan bien en prácticamente todos los tipos de sala, no son las más convenientes si tienes niños o usas mucho este mueble.

Hacer de lo viejo algo moderno

Cuando decoramos un espacio con la idea de que sea moderno, muchas veces nos olvidamos que también es posible incluir en estos lugares muebles viejos. Así, de la misma manera que hacemos reformas del hogar, también podemos restaurar muebles antiguos que, una vez arreglados, convierten nuestra sala en un espacio acogedor y vanguardista.

Un ejemplo de esto es la utilización de viejos baúles como mesas de centro, mesas auxiliares o mesitas de noche. Además de estéticos, estos muebles son muy funcionales, ya que en ellos podrás guardar lo que quieras y, al mismo tiempo, usar su superficie para escribir, comer o dibujar, entre otras actividades.

Asimismo, a la hora de recuperar muebles olvidados, puede ser una buena alternativa pintarlos o tapizarlos de manera original y llamativa, para así poder darles una apariencia más rejuvenecedora.

Por último, debes tener en cuenta que también puedes construir tú mismo tu propia mesa de centro. Para ello puedes elegir entre una gran variedad de materiales y objetos como palés, bobinas de cable industrial, maletas antiguas o mismo puertas en desuso. Lo principal es tener una idea clara y después ponerse manos a la obra.

¡Valora el contenido!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here