Si has ido de excursión, o sencillamente has ido de paseo al serpentario, quizás te interese saber cómo diferenciar una serpiente venenosa de una que no lo es; ya sea por hobby, investigación o por tu propia protección. En este artículo queremos ayudarte, así sabrás cómo reconocerlas y en qué consiste esa diferencia.

Las Serpientes Venenosas

Existen una gran variedad de especies de serpientes en el mundo; algunas de ellas inyectan o transmiten sus toxinas a través de mordeduras, a estas son las que llamamos serpientes venenosas. Normalmente, es todo un reto diferenciar una serpiente venenosa de una que no lo es.

Esto se debe a que mayormente en la sociedad existen toda una serie de mitos asociados; como es el caso de la pigmentación (mayormente de color rojizo), la forma de su cabeza, o si viven cerca del agua o humedales, estas características no son métodos eficientes. Por ello, queremos ofrecerte algunas orientaciones basadas en estudios comprobados que te ayudarán a establecer las diferencias.

Ayudas para saber cómo diferenciar una serpiente venenosa de una que no lo es

  • Su Comportamiento:

Observar el comportamiento, este es uno de los aspectos que sin duda alguna te ayudará. Por ejemplo, dentro del hábitat silvestre las serpientes que viven cerca del agua (ya sea ríos, estanques, o pantanos) y que nadan de forma visible son venenosas; pues nadan con los pulmones inflados. Mientras que las serpientes que nadan con su cuerpo sumergido no son venenosas.

Si algunas de ellas se sienten amenazadas por depredadores, serpientes como la cascabel podrían sacudir las sonajas en su cola; lo que podría ser una muestra de advertencia.

  • Su pigmentación:

Tal y como señalamos anteriormente, la pigmentación no constituye un elemento eficiente para distinguir una serpiente venenosa de la que no lo es. Sin embargo, la coral venenosa posee algo singular, y es que se percibe en sus escamas como sus franjas rojas tocan sus franjas amarillas; algo que no ocurre con las serpientes rey escarlata, aunque suelen ser confundidas por su gran similitud no son venenosas.

  • La forma de su cabeza:

Las serpientes no venenosas poseen la característica principal de tener una cabeza redondeada; mientras que las serpientes venenosas poseen una forma triangular de su cabeza, notándose un poco aplastada. Es de señalar que las serpientes no venenosas podrían adoptar la forma de la cabeza de las serpientes venenosas; un patrón que se da al momento de defenderse de sus depredadores.

  • Sus ojos

Observar las pupilas de una serpiente te podrá ayudar; claro está, sin acercarte a tal grado que debas arriesgar tu vida. Tal como los ojos de un gato, la mayoría de las serpientes venenosas tienen sus pupilas negras y alargadas en sentido vertical; su globo ocular suele ser de color verde amarillento.

Algunas recomendaciones

Si sueles ir de excursión al campo, a la montaña o piensas hacer un viaje a una zona selvática o montañosa, entonces sería conveniente que tomaras en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Informarte sobre la geografía del lugar,
  • Asesórate sobre las distintas especies de serpientes con las que te podrías topar.
  • Infórmate sobre cómo proteger el alojamiento donde pernoctarás; así tomarás las medidas necesarias para mantener las serpientes alejadas de casa.
  • Si descubres una serpiente en tu alojamiento, en algunos países podrías llamar a expertos, que de inmediato acudirán al sitio donde te encuentres, que atraparán y retirarán a la serpiente.

Esperamos haber satisfecho tu necesidad respecto a cómo diferenciar una serpiente venenosa de una que no lo es. No obstante, queremos acotarte que esta tan sólo es una aproximación; así que puedes informarte a profundidad con un experto respecto a las excepciones que bien pueden existir, ya que en muchos casos dependerá del lugar donde te encuentres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here