La pasta es un alimento versátil, suculento y fácil de hacer; puedes prepararla de mil maneras y siempre te dejará bien representada delante de tu familia o invitados. Aún cuando estés muy apurada o no sepas que cocinar, un buen plato de pasta te dará la salida. Hoy compartiré unos tips y la receta básica para que sepas cómo hacer pasta casera; así podrás degustarla y prepararla cuando quieras.

Receta para hacer Pasta Casera

Ingredientes (aprox. 4 raciones)

  • 300 grs de sémola de trigo duro o harina todo uso; más la necesaria para cuando estires la masa y la que uses para dejarla reposar.
  • 3 huevos.
  • Sal al gusto.

Preparación

  • En una superficie limpia, amplia y plana coloca la harina formando una montaña y abre un espacio en el medio (como la forma de un volcán). Abre cada huevo por separado para confirmar su frescura y colócalos dentro del espacio abierto; añades sal y bates con un tenedor.

  • Poco a poco incorpora la harina desde los bordes a la mezcla de huevo, sin dejar de batir. La mezcla parecerá una crema, es hora de usar las manos hasta incorporar toda la harina a los huevos. La amasada durará aproximadamente unos quince minutos, esto se puede hacer con una amasadora eléctrica. Sin embargo, con un poco de paciencia perfectamente puedes hacerlo a mano.
  • Al comienzo, la masa tendrá un aspecto muy grumoso, luego será más elástica y lisa; te sugiero al amasar utilizar la parte baja de tu palma para ejercer más fuerza al amasado. Un dato interesante es que tal vez debido a la calidad de la harina o al tamaño de los huevos las cantidades de los ingredientes tal vez no sean tan precisos. Por eso, si observas que la masa está pegajosa, añade un poco más de harina; contrariamente, si está muy seca, añade un poco de agua.

  • La masa está lista si la ves lisa, elástica, sin grumos y que al introducir en ella tu dedo recupera rápidamente su forma original. Envuélvela en papel film y refrigera mínimo treinta minutos. Pasado el tiempo divide la masa en cuatro pedazos iguales, toma uno de ellos y envuelve nuevamente en el papel film el resto, para que no se sequen. Coloca un poco de harina en la superficie, tomas la porción de masa y la aplanas y estiras un poco con tus manos.

Los Últimos Toques para tu Pasta Casera

  • Si tienes una máquina para pasta casera buenísimo, colocas la masa con la abertura más grande y a medida que des las pasadas vas cerrando la abertura de la maquina; entre pasada y pasada espolvorea un poco de harina, si la notas algo húmeda. Elige el grosor que quieres para tu masa, para tallarines o espaguetis será un poco más gruesa que para pasta rellena. Mientras más estiremos la masa, más fino será el resultado, pero también más delicada su manipulación y cocción.
  • Cuando tengamos la masa del grosor deseado podemos, con los accesorios de la máquina, cortar según la forma escogida. Luego la dejas reposar en una bandeja con suficiente harina para que no se pegue, o la cuelgas a secar; pon harina en el colgador de pasta para que no se pegue.
  • Si no tienes máquina, pon harina en la superficie y estira la masa con el rodillo dándole forma rectangular; dobla la masa sobre sí misma varias veces poniendo un poco harina entre cada doblada, hasta tener un paquetito de ocho o diez centímetros, como si fuera un pequeño brazo gitano. Cortamos rodajas según el grosor deseado, las abrimos y enharinamos para que sequen y evitar que se peguen.

Y listo, ya tienes tu pasta casera; ahora cuece y disfruta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here