Quizás algunos crean que hacer un huevo frito perfecto es de novatos, que es muy fácil y todos pueden lograrlo. Sin embargo, para cocinar a la perfección un huevo frito es necesario dominar varios factores, como la sartén adecuada, la temperatura idónea para freír y obtener una clara bien cocida junto a una yema con la suavidad a gusto del comensal. Lo más importante al hacer un huevo frito perfecto es practicar; y esto no es muy difícil, pues el huevo combina con casi todo.

Antes de preparar el huevo frito perfecto

Es importante al momento de cocinar elegir buenos productos; en este caso huevos de buena calidad, frescos, limpios y de buen tamaño. Una forma práctica de saber si un huevo está fresco es colocar agua suficiente en un envase adecuado y poner el huevo adentro, si el huevo se va al fondo está fresco; si no sucede así, tíralo porque está dañado. Y no hay nada más desagradable que partir un huevo dañado.

Por otro lado, también es primordial escoger las mejores sartenes para esta receta, es importante que sean antiadherentes; pueden ser de cerámica, teflón, acero inoxidable, aluminio fundido, etc.; lo importante es que distribuyan el calor correctamente y que a su superficie no se adhiera el huevo. A continuación el paso a paso para hacer un huevo frito perfecto.

Cómo hacer un huevo frito y no morir en el intento

Primeramente te sugerimos romper los huevos y verterlos en envases individuales, así te aseguras de que estén frescos y podrás retirar cualquier  partícula de cáscara que les caiga.

Otro detalle muy importante es elegir el tamaño adecuado de la sartén. Si vas a freír 1 o 2 huevos, elige una sartén pequeña; y ya sabes, es vital que la misma no pegue los alimentos al cocinar. Si vas a cocinar varios huevos a la vez, elige una de mayor tamaño. Además, si quieres dominar la técnica de freír huevos perfectos, ten una sartén bien curada y sólo úsala para freír huevos, verás la diferencia.

Ahora comencemos a cocinar. Coloca la sartén en la cocina a fuego medio. Inmediatamente, agrega un buen chorro de aceite o algo de mantequilla; también puedes usar aceite en spray si quieres evitar un poco más de calorías. A continuación, cuando el aceite esté un poco caliente o la mantequilla derretida –cuida que no humee porque se quema- agrega el huevo previamente salpimentado a  gusto.

La temperatura de cocción será la ideal si observas que al añadir el huevo el aceite chisporrotea levemente; baja la llama o súbela de ser necesario. Deja que el huevo vaya cociéndose sin tocarlo hasta que los bordes del mismo se pongan blandos, aproximadamente 3 minutos desde el comienzo.

Cuándo la clara comience a ponerse blanca baja la llama, tapa la sartén y espera aproximadamente unos 20  segundos. El calor indirecto que se genera terminará de cuajar las claras y de cocer las yemas ligeramente. Destapa y observa si la suavidad de las yemas es la deseada; si no, continúa cocinándolo un poco más o voltea el huevo para que quede más duro si es la preferencia. Procede a sacar inmediatamente los huevos y sirve de inmediato.

Otra opción para hacer huevos fritos perfectos es que, al agregarlos a la sartén, utilices una espátula para ir vertiendo sobre todo el huevo porciones del aceite o mantequilla bien caliente. De esa manera la clara quedará firme y tostada y la yema en su punto correcto de suavidad.

Otra sugerencia para preparar huevos fritos perfectos

Si quieres consentirte al preparar tus huevos fritos, cocina previamente unas lonjas de tocineta y con la grasa que escurren fríe los huevos en la sartén asignada para ello. Eso sí, este hábito no puede ser diario, ni muy frecuente. Así que por el beneficio de tu salud, hazlo de forma muy esporádica; mantén tu rutina física constante y entonces podrás disfrutar sin remordimiento del placer de comer un huevo frito perfectamente cocido y con un sabor indescriptible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here