La temporada de verano está próxima y junto con ella todos los cambios que la acompañan, por ello resulta necesario adaptar los hogares a las diferentes exigencias que esta estación presenta. Las vacaciones escolares y el clima, son dos de los principales factores a tener en consideración sobre este respecto.

El verano es la estación más calurosa del año, de ahí que los hogares tengan que adaptarse a las exigencias impuestas por los termómetros en esta época. Pero, aparte del aumento significativo en grados Celsius, en los hogares también se produce otro tipo de crecimiento: el del número de habitantes en las franjas horarias matinales. Esto es debido a que, las vacaciones escolares hacen que los niños pasen más horas dentro de las casas.

El aumento de las temperaturas

El aumento de las temperaturas es un aliciente para disfrutar de escapadas al monte, a la piscina o a la playa. Relajarse con un baño fresco, pasear por la orilla del mar sintiendo la brisa en el rostro y caminar por bosques encantados, son algunas de las actividades más interesantes a realizar en verano. Pero la subida de grados en los termómetros, trae consigo una serie de inconvenientes que requieren una rápida actuación. Los mosquitos son uno de los principales problemas de las altas temperaturas. Visitar tiendas de mosquiteras resulta fundamental para evitar noches sin descanso y las horribles picaduras de estos insectos.

Las mosquiteras protegen de los ataques de mosquito, y del molesto zumbido de sus alas. Este elemento se coloca en los accesos a vivienda, ventanas y puertas de terraza, resultando ser un filtro anti-mosquitos, pues los agujeros de la malla son tan diminutos que no dejan pasar insecto alguno. En cambio, este sistema permite el paso y flujo de corriente, lo cual facilita el descanso en las noches calurosas de verano, sin necesidad de encender el aire acondicionado y sin miedo a sufrir picaduras.

En otoño, invierno y gran parte de la estación de primavera, la mayoría de personas duerme abrigada, con ropa de cama específica para combatir el frío. Pero, una vez llegada la temporada de verano, el calor exige la retirada de cualquier funda, sábana u otro elemento, que suponga un aporte extra de temperatura. Los tejidos finos y frescos son ideales para la época estival. Por ello, si aún no se dispone de estos artículos, en las plataformas de venta online se pueden encontrar una amplia selección de éstos, como por ejemplo: la variedad en colchas blancas baratas.

Además, el cambio en la ropa de cama es una buena ocasión para dar una vuelta a la decoración de las casas. Las colchas, los cojines y demás elementos, pueden comprarse en diferentes diseños, tonos y estampados. De esta manera, se pueden ambientar las diferentes estancias de un hogar al gusto de los ocupantes, siendo esta una propuesta perfecta para mejorar la confortabilidad y calidad de vida.

Otra forma de combatir el calor del verano, y procurar una temperatura agradable en las casas, es instalando toldos en los accesos a vivienda, como por ejemplo en las ventanas, balcones y terrazas. Estos elementos evitan la acción directa del sol contra los cristales, y su consecuente efecto invernadero, reduciendo de manera significativa los efectos negativos de la radiación solar.

Las vacaciones escolares

Como se ha mencionado al principio del artículo, las temperaturas no son las únicas en aumentar durante la época estival, pues la presencia de los hijos en casa también lo hace. Las vacaciones escolares comienzan a inicios de verano y se prolongan hasta finales del mismo. En el transcurso de estos tres meses, los padres tiene que ingeniárselas para poder compaginar las diferentes labores y convivir en armonía.

Las manualidades son uno de los mejores recursos para entretener y educar a los hijos en esta época del año. Proponer diferentes retos, como hacer prismáticos de cartón, desarrolla la creatividad de los niños y les mantiene activos mentalmente. Gracias a esta serie de actividades, los pequeños de casa estarán más dispuestos y mejor preparados para afrontar la vuelta al cole en septiembre.

Esta serie de ejercicios debe tener una doble función. Aparte de distraer y entretener a los niños mientras están en casa, deben ser ocasiones para fortalecer la relación entre padres e hijos. Hacer manualidades en familia estrecha los lazos de confianza, muy necesarios para cuando comiencen los años de cambio en la adolescencia.

La temporada de verano trae consigo muchos cambios, anticiparse a éstos y adaptarse a las necesidades del momento es una virtud de quienes procuran el mejor ambiente para sus casas.

¿Cómo prepararse para la llegada del verano?
1 (20%) 1 vote[s]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here