Tener una alimentación equilibrada es la clave para llevar un estilo de vida saludable. La mejor forma de comenzar a comer bien es conocer las propiedades de cada uno de los alimentos, y consumir aquellos que aporten beneficios a nuestro cuerpo. Es posible aprender a realizar recetas deliciosas, incorporando ingredientes saludables y conservandolos de la manera apropiada para que no pierdan sus propiedades.

Aprende recetas sanas y deliciosas

Comer saludable no significa comer siempre lo mismo ni limitarse a platos aburridos. La cantidad de recetas que hoy en día están a nuestra disposición en Internet nos permite experimentar nuevos platos deliciosos y saludables con preparaciones que se adaptan a todos los niveles de dificultad. Por ejemplo, en La Carloteña podrás encontrar una gran variedad de recetas creativas con ingredientes de calidad, que te darán la posibilidad de reproducir en casa una comida como las que sirven en un restaurante profesional.

Uno de los principales aspectos que debes tomar en consideración en el momento de comprar alimentos, es verificar la procedencia. Esto te permitirá conocer si se trata de productos frescos o si tienen conservantes que ayuden a prolongar su duración. Consumir los alimentos de la estación es siempre lo más recomendable para garantizar su calidad y frescura.

Equípate con los mejores electrodomésticos y experimenta nuevos platos

Si te gusta experimentar recetas nuevas cada cierto tiempo, es momento de aprovechar las ofertas en electrodomesticos, porque una buena preparación no se trata solamente de contar con ingredientes de calidad, sino también de tener el equipo necesario que facilite la preparación. En muchos casos, contar con un horno microondas en casa te servirá para realizar preparaciones rápidas, sencillas y sanas sin necesidad de gastar mucho dinero.

En estos tiempos se pueden encontrar una gran variedad de electrodomésticos económicos que son muy funcionales para realizar preparaciones sanas. Las comidas fritas contienen altos niveles de calorías y en este sentido, podrás sustituir la forma de preparación contando con aparatos que te permiten cocinar al vapor, hornear, o cocinar a la plancha cada una de tus recetas, y así, obtener un gusto diferente y saludable en el paladar.

Lee el contenido de las etiquetas

Conocer los ingredientes que contienen los productos que compramos en el supermercado y entender la tabla nutricional es la mejor manera de saber qué tipo de producto estamos comprando. Por ley, en el etiquetado alimentario se debe expresar el contenido exacto de cada alimento que viene empaquetado, esto permite que el consumidor esté en conocimiento de lo que va a ingerir. Sin embargo, cuando no sabemos interpretar esta información es muy fácil dejarnos llevar por una publicidad engañosa y comprar productos que no benefician a nuestra salud.

Para llevar una alimentación sana lo más recomendable es comprar alimentos de primera calidad que contengan pocos conservantes y añadidos químicos utilizados para aumentar su duración. La razón es que, al tratarse de productos artificiales, suelen generar problemas a largo plazo como la obesidad. Además, eliminan las propiedades nutricionales saludables de los alimentos.

Conserva tus alimentos de forma apropiada

Cuando se compran alimentos en grandes cantidades, utilizar una envasadora al vacío profesional es la mejor forma de preservar nuestros alimentos en perfecto estado. Actualmente, el porcentaje de comida que las personas tiran a la basura diariamente es alarmante, por lo que es importante tener conciencia y aprender a valorar los recursos con los que todavía podemos contar.

El método de conservación al vacío consiste en eliminar el oxígeno de los alimentos, esto evita que se desarrollen microorganismos y aumenta considerablemente el tiempo de duración de los productos. Una de las mayores ventajas es que es una forma muy eficiente de aprovechar el espacio en los congeladores y también muy cómodo en el momento de seleccionar lo que deseamos preparar.

Este método de conservación evita el uso de conservantes y se puede aplicar a casi todo tipo de alimentos como frutas, todo tipo de carnes, embutidos, vegetales, galletas y quesos duros. Las únicas excepciones son los quesos blandos y los vegetales crudos, estos últimos deberán ser cocinados previamente si se desean conservar al vacío durante más tiempo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here