El verano es una temporada donde el calor puede hacer que muchas personas se desesperen y quieran refrescarse. Es por ello, que tener una piscina puede ser una buena idea. Sin embargo, puede que no tengas suficiente espacio para contar con una de manera permanente, por lo que debes analizar tus opciones.

El mercado ofrece una gran cantidad de productos pensados para la satisfacción de las necesidades de todos, haciendo que sea mucho más fácil que te sientas cómodo. Tal es el caso de las piscinas desmontables, las cuales son una buena opción si quieres tener un sitio donde refrescarte en verano, pero no puedes permitirte instalar una piscina permanente en tu casa. Ten en cuenta que son mucho más manejables, pero también requieren de algunas cosas para poder funcionar adecuadamente.

Es especialmente importante, que antes de dirigirte a cualquier tienda a comprar tu ejemplar de piscina desmontable, te tomes el tiempo de analizar tus opciones en sitios web como piscinasdesmontablesweb, una página dedicada a los reviews sobre piscinas de este tipo, donde se indican muchas de las cosas que debes saber sobre estos productos antes de adquirirlos.

De esta manera, podrás tener en cuenta cuáles son las características principales de ellas, así como cuál es la más recomendable para ti. También, te dará a conocer las opciones que te da el mercado, y los precios que ofrece, ayudándote a elegir la mejor alternativa en tu caso.

Preparación para la instalación de una piscina desmontable

Éste es un aspecto que debes analizar antes de comprar tu piscina, puesto que será determinante para su buen uso y para alargar su vida útil, de manera que puedas tenerla durante muchos veranos.

Comienza ubicando un lugar idóneo para colocarla. Sus características deben ser:

  • Sol. Debe encontrarse en una zona soleada y despejada, aunque protegida del viento. Sin árboles o arbustos alrededor.
  • Agua. Para poder llenar la piscina de manera cómoda, lo mejor es que se ubique cerca de una toma de agua disponible para ello.
  • Desagüe. Tener un desagüe donde poder vaciar la piscina es fundamental, puesto que permitirá que el agua no se quede estancada y fluya como debe.
  • Electricidad. El equipo de depuración de la piscina debe ser conectado a la corriente, por lo que contar con una toma eléctrica es lo mejor.

Por otro lado, es importante que te tomes el tiempo de realizar la nivelación adecuada del terreno donde se ubicará la piscina. Este proceso puedes realizarlo de dos maneras diferentes. La primera, contando con una superficie lisa y nivelada de cemento u hormigón, donde montarla sin preocupaciones o, en caso contrario, hacer el trabajo de nivelar el terreno de manera adecuada.

Para ello, es fundamental que puedas tener las herramientas disponibles para hacerlo, así como una capa fina de arena tamizada para todo el perímetro donde colocarás la piscina.

Igualmente, deberás mantener un área marcada para garantizar la seguridad de la piscina, de al menos 50 cm, llegando a ser de un metro en función de las piscinas ovaladas y rectangulares, debido a que éstas incluyen refuerzos que necesitan el espacio extra.

Otro aspecto que debes establecer, aunque para ello tengas algo más de tiempo, es lo que harás con la piscina al terminar el verano. Después de este tiempo comienza la época fría, por lo que es poco probable que quieras darte un baño en ella.

En estos casos tendrás dos opciones: mantener la piscina instalada y asegurarte de que se encuentra protegida adecuadamente, dándole el mantenimiento necesario de vez en cuando a su lona y todo su alrededor, o desmontarla hasta la próxima temporada de calor. El almacenamiento debe ser en un sitio fresco y protegido, algo que debes realizar con cuidado.

Este tipo de instalaciones suelen ser muy beneficiosas si cuentas con niños en casa y quieres que puedan disfrutar el clima. Además, te ayudará a mantenerlos ocupados durante un tiempo.

¡Valora el contenido!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here