Desde la explosión de la última crisis económica en España, el endeudamiento de las familias ha ido en aumento progresivamente hasta llegar a situaciones en las que la capacidad económica de éstas se ha visto deteriorada de manera significativa. Ante este panorama, afrontar los gastos cotidianos que mantienen en pie la estabilidad de un hogar o las obligaciones contraídas con los bancos se ha convertido en una tarea difícil de resolver. Esto ha provocado que crezca el número de morosos en nuestro país, ocasionando de este modo que incrementen también las listas de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef), una situación que a priori limita el acceso al crédito.

La alternativa a la banca tradicional

Pedir prestamos con asnef y estar en calidad de moroso es un impedimento consistente a la hora de beneficiarse de las ventajas que lleva consigo la contratación de un préstamos. Y es que se trata de una circunstancia que los bancos y las entidades convencionales valoran muy negativamente, por lo que no están dispuestos a prestar su dinero a alguien con un historial de este calibre. Las personas que están dentro de una lista así no cuentan con la posibilidad de financiarse a través de los métodos tradicionales para hacer frente ni siquiera a las deudas más urgentes del día a día. De igual modo, se trata de una desventaja que también impide, evidentemente, solicitar préstamos de mayor envergadura para viviendas o negocios.

Afortunadamente, existen otros medios a través de los cuales acceder a determinados préstamos es posible a pesar de formar parte de la Asnef. El recurso estrella que explica esta alternativa está representado por las compañías de financiación online. Estos agentes se encargan de proporcionar dinero de urgencia en cantidades modestas para poder mitigar las necesidades económicas más acuciantes, sin importar que el solicitante tenga antecedentes como moroso. Es decir, es posible solicitar creditos sin importar asnef.

Un recurso con pocos requisitos

Las empresas que prestan estos servicios a través de Internet se distinguen del resto de opciones habituales por el hecho de conceder créditos en muy poco tiempo y sin exigir demasiados requisitos a la persona que los solicita, obviando incluso su morosidad. La pretensión que el cliente de este tipo de productos suele tener es la de conseguir financiación rápidamente para suavizar deudas anteriores, impagos menores o gastos cotidianos, entre otros.

Este tipo de prestamos rapidos cuentan con un amplio ramillete de ventajas, pero dentro de las más relevantes podemos destacar algunas como la flexibilidad y la personalización del proceso de solicitud, facilitando así aún más la obtención del dinero requerido. En este sentido, todo el proceso puede hacerse desde casa, mediante un ordenador y con una conexión a Internet, sin necesidad de tener que desplazarse a ninguna parte. Tan sólo es cuestión de introducir los datos requeridos y en unas pocas horas el dinero se habrá transferido a la cuenta bancaria. Además de la simpleza que conlleva un trámite como este, tampoco hay grandes exigencias, pues con la tenencia de una nómina suele bastar como credencial. Bajo esta misma línea, este tipo de préstamos online cuenta con la bondad de no llevar consigo grandes intereses, y tampoco comisiones de ningún tipo.

El mercado en Internet de estos servicios está repleto de empresas que se dedican a una actividad profesional así, por lo que puede resultar conveniente recurrir a los diferentes comparadores especializados a fin de hallar la compañía crediticia que mejor se ajuste a las necesidades del solicitante. Se trata de establecer una comparativa en la que se analicen aquellos puntos fuertes y débiles de cada una de las empresas para obtener el mejor crédito, los mejores intereses y los plazos más convenientes de devolución.

En definitiva, estamos frente a una opción que funciona de manera paralela a las entidades bancarias de toda la vida y que propone soluciones inmediatas y efectivas a todas aquellas personas que se encuentran en una situación económica desfavorable. Sin duda, todo un recurso que explotar.

¡Valora el contenido!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here