Es posible que al menos alguna vez te hayas encontrado con una buena cantidad de tickets en la cartera, y los hayas tirado todos pensando que ninguno servía ya. Pues bien, hay que tener cuidado con esto, porque es posible que entre esos papeles vayan algunos cupones de descuento en productos a los que se les pueda sacar un buen provecho.

Y es que los supermercados compiten por ser la mejor opción para los consumidores, con promociones y ofertas que a veces pueden ser bastante interesantes. Hablemos de esos cupones de descuento a los que hacíamos mención.

¿Cómo se puede ahorrar con los cupones de descuento?

Para ahorrar con estos cupones de descuento en primer lugar hay que conseguir la tarjeta de fidelización del supermercado más cercano. No es necesario acumular muchas, sino que es mejor pensar en aquellos en los que más solemos comprar. Una vez que te hagas socio, es importante que cuando llegues a casa saques de la bolsa estos cupones y los clasifiques. Si te los pones en la puerta del frigorífico no te olvidarás de ellos cuando tengas que volver a comprar.

tips para ahorrar

En relación a las tarjetas, estas deben guardarse en alguna parte de la cartera o en las llaves si son pequeñas y tienen un pequeño agujero para ello, ya que frecuentemente se olvidan. De hecho, es frecuente en las cajas de los supermercados que los clientes se den cuenta de pronto de que no llevan la tarjeta encima.

Echa un vistazo, ¡igual puedes ahorrar también en otros sitios!

Existen algunas grandes superficies que no solo ofrecen descuentos en productos propios, sino en otros establecimientos, como pueden ser las gasolineras. Es por eso que resulta fundamental leer la letra pequeña de las tarjetas, para acostumbrarse a utilizarlas en otros lugares en los que también se puedan aprovechar.

También se pueden conseguir cupones de descuento de grandes marcas de distribución, en páginas web creadas por las empresas para hacerse publicidad por un lado, y beneficiar a sus clientes por otro. Además, existen periódicos y revistas que ofrecen también en sus webs la opción de ahorrar con cupones de descuento que se pueden descargar.

Esos cupones no tiene por qué ser solo de comida, aunque sean los más frecuentes, sino que pueden ser de ropa, libros o viajes. Gracias a Internet existen muchas opciones a la hora de conseguir cupones de descuento, por lo que tan solo hay que localizar páginas según aquellos productos en los que se tenga más interés, y revisarlas de forma periódica.

Dedica tiempo a estos cupones de descuento, ¡tu bolsillo lo agradecerá!

Dedicar al menos un rato a la semana a buscar cupones de descuento, ordenar aquellos que ya se tienen y hacer la compra en distintas tiendas según los descuentos de los que se disponga merece la pena y mucho, porque son trucos que pueden llevar a ahorrar una cantidad de dinero interesante a final de mes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here