Los divorcios se caracterizan por ser un proceso complicado para los involucrados, no sólo en el ámbito legal, sino también emocional. Por tal razón, es importante conocer cuál es el modelo más fácil de divorcio, y de esta manera, cerrar ese ciclo con tranquilidad y celeridad.

Cuando dos personas contraen nupcias es con la ilusión y anhelo de que dicha unión sea duradera y próspera; no obstante, en ocasiones la realidad es otra, debido a que por distintos motivos es posible que la convivencia en pareja se vuelva muy conflictiva. En vista de ello, la decisión más sana que pueden tomar, tanto por el bien de los esposos como por el de los hijos (si están involucrados), es la de solicitar el divorcio.

Pero pasar por un divorcio no es un proceso sencillo, ya que cada miembro del matrimonio buscará su propio beneficio y defenderá sus intereses, lo cual puede desencadenar en discordias y contratiempos que simplemente harán más largo y tedioso el pleito. Sin embargo, no siempre divorciarse tiene que ser un problema, debido a que si hay entendimiento y respeto entre la pareja, sabrán manejar mejor la situación y aprovechar el modelo más fácil de divorcio, de los cuales hablaremos aquí. 

Tipos de divorcios rápidos

Aunque parezca un poco irreal, los divorcios pueden desarrollarse de manera amistosa, lo cual permite que los procedimientos legales para proceder a la disolución sean más rápidos, e incluso, económicos.

Entre ellos se pueden mencionar los siguientes: 

Divorcio por notaria

El divorcio notarial en Madrid es el proceso más fácil y rápido que puede existir. Esto se debe a que basta con reunir los documentos solicitados y enviarlos a un bufete de abogados en Madrid por la vía que sea más conveniente para los clientes, pudiendo ser: entrega personal, por fax, correo electrónico o hasta por vía telefónica usando el Whatsapp.

Una vez los abogados especialistas en divorcios reciban toda la documentación (certificado del matrimonio, de tener hijos con la mayoría de edad, se debe presentar su certificación igualmente, libro familiar y la certificación de empadronamiento de un miembro de la pareja al menos). Éstos la revisarán para proceder a realizar el convenio regulador y a gestionar el expediente del modo correcto. 

De esta manera, se entregan en la notaría de Madrid y en el plazo de un día máximo los esposos pueden firmar y recibir de una vez las escrituras que avalan el divorcio. Es importante resaltar el hecho de que este tipo de divorcios notariales sólo son posibles realizarlos si no hay hijos menores o con incapacidad; para esos casos, se puede optar por otros tipos de divorcio. 

Por mutuo acuerdo

Un divorcio de mutuo acuerdo es aquél donde hay entendimiento entre las dos partes, de modo que con la ayuda de un abogado mediador fácilmente se llegan a acuerdos en lo que respecta al proceso de divorcio, reparto de bienes o custodia de menores, y todo se agiliza de forma más rápida y sencilla. 

En tal sentido, sólo se debe presentar el convenio y la demanda de divorcio ante el Juzgado, donde será ratificado por los cónyuges, pero sin la necesidad de ir a juicio. En caso de existir hijos menores entre la pareja, será el Ministerio Fiscal quien haga una evaluación y determine si el trato al cual llegaron los esposos sobre la representación de los niños, protege el bienestar e intereses de los mismos.   

De salir favorable el informe que emite el Ministerio, el Juez procederá a aprobar el convenio regulador de la separación y así dictar la sentencia en la cual será decretada la separación de la pareja.

¿Cómo hacer que un divorcio sea fácil?

Finalmente, para poder aprovechar de estos modelos fáciles de divorcios, es imperativo que las partes involucradas colaboren y hagan su parte del trabajo, el cual consiste en mantenerse cooperadores y sensatos el uno con el otro, para que así puedan llegar a acuerdos que faciliten el proceso de divorcio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here