Lunes 22 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Cine
Lunes 08 de Abril de 2013 - 10:34 AM

“Roa: uno de los miles de colombianos condenados injustamente”

Habla el protagonista del largometraje que se estrena este 9 de abril.

Con los buenos años que ya lleva en la televisión, Santiago Rodríguez está acostumbrado a ser llamado para personajes cómicos o para la presentación de un programa, por lo que fue grata la sorpresa que Andrés Baiz lo llamara, para que hiciera su debut en el cine, encarnando a Jorge Eliécer Gaitán.

Pero no era para hiciera una caricatura de este líder político, era para que creara uno de los personajes claves de 'Roa', la película de época que se estrena este martes, 9 de abril, justo cuando se conmemorarán 65 años de la muerte de este líder político, lo que generó el llamado 'Bogotazo'.

Ya pasó la primera prueba de fuego al ser 'Roa' la película que abrió la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Cartagena, pero llegó el momento de llegar a las salas de cine del país y ver cómo reciben esta historia de ficción que presenta un hecho clave en el siglo XX, pero relatado desde los perdedores.

Santiago Rodríguez, quien ya se encuentra en la gira de audiciones de la segunda temporada del reality 'Colombia tiene talento', fue convocado por Andrés Baiz para que pudiera transmitir el carisma y el glamour del líder político. En la cinta, a Gaitán siempre se le ve desde el punto de vista de Roa y por eso su estatus de ídolo era más importante que los aspectos íntimos y privados del caudillo. A Rodríguez se le va haciendo un papel diferente al que estamos acostumbrados a ver y sorprende por su vital interpretación.

Dentro del caudillo
-¿Cómo llegó la oportunidad de encarnar a Jorge Eliécer Gaitán?
La propuesta vino directamente del director, Andrés Baiz, quien me hizo una generación muy generosa y un voto de confianza extraordinario para que yo hiciera este personaje. Desde el primer momento en que hablamos me encantó que me quería alejar de los rótulos de la televisión donde siempre me han puesto en el campo de la comedia.

El hecho de invitarme a este proyecto, de no encasillarme en roles o ser obvio, me demostró la calidad de director que es él y la forma tan aguda que tiene la mirada que le posibilita ver mucho más allá de lo que ven los demás.

Aunque yo soy periodista de profesión y sigo ejerciendo, pues no soy actor de academia, yo acepté de una, por todo esto, y porque sentía que sería una experiencia muy fuerte e importante.

 
-¿Cómo fue el trabajo de crear el personaje de la película?
Además de escuchar música y estar con mi familia, una de las cosas que más disfruto en la vida es leer, en especial ensayos históricos, para aprender del pasado como para saber un poco qué somos y para dónde vamos, más en un país donde todo pasa y todo se olvida, estamos condenados a repetir errores garrafales y mortales.
 
Por eso la preparación fue leer y releer mucho más del personaje, sus ideas políticas y la época en que le tocó vivir. Con un Liberalismo sin liderazgo, los escritos basados en Gaitán y claro, el libro de Miguel Torres en el que se basa la historia de 'Roa'.

Pero para ser sinceros me cautivó mucho un libro publicado al mes de la muerte de Jorge Eliécer, por parte de uno de sus colaboradores y que trabajaba en el periódico La Jornada, donde habla precisamente del hombre, del ideólogo, lo que ocurrió días después tras la muerte del Caudillo, con datos interesantes sobre quién era ese Gaitán que fue alcalde, ministro de educación y político con ese aroma socialista.
 
-¿Y las características físicas e histriónicas del personaje?
Había que escuchar todo el archivo fonográfico que existe del personaje así como todos los artículos de prensa del momento, porque sería absurdo quedarse uno sólo con lo que habló, por lo que hizo o cómo movió el brazo, eso sería estúpido y vació. No quería quedarme en una burda imitación, por lo que preferí saltarme eso y saltarme lo que hizo Edgardo Román cuando interpretó este personaje y poder quedarme con la libertad y generosidad que desde el principio me brindó Andrés Baiz.
 
-¿Qué tal verlo ya en pantalla la obra y su personaje?
No es un documental histórico, no es una imitación de lo que ocurrió, es una película de época, sobre seres humanos que tiene un marco difícil cuando se tiene a un personaje como Jorge Eliécer Gaitán que se salía por completo de las costumbres políticas del momento, en medio de los convenios partidistas donde el pueblo no tenía ni voz ni voto, y al cual Gaitán le dio una identidad.

Ver todo eso en conjunto es bonito, pero creo que es una película de sentimientos humanos desde Roa como persona, que va de la admiración a la decepción y del desasosiego, en medio del desempleo, como muchos colombianos se sienten.
 
Por primera vez
-¿Primera experiencia en un largometraje?
Sí, porque antes sólo había realizado cortometrajes de amigos. La verdad es una fortuna hacer mi primera película con un director como Andrés Baiz, que creo que es un tipo muy arriesgado para el cine colombiano que se ha hecho, para hacer películas diferentes, pues estoy mamado de ver en pantalla gigante mafiosos mal hablados como si en Colombia no hubieran muchos más temas que explotar.
 
-¿Qué tal la experiencia de hacer cine?
Fue muy rico porque me dio la libertad absoluta para crear el personaje, lo que es delicioso porque tienes una responsabilidad enorme y la creatividad a flor de piel, lo que te motiva más. Es diferente a la televisión porque en ella se corre mucho y todo hay que hacerlo mucho más rápido.
Además, estás siempre con la idea de que vas a plasmar una idea que queda metida en una película que a la medida que vas rodando va quedando como historia, lo que hace una experiencia muy bonita.
 
-Con la extensa investigación realizada del personaje, ¿Qué tanto le cambió la visión que tenía sobre Jorge Eliécer Gaitán?
Yo creo que es un personaje problemático y peligroso para ambos partidos, porque una vez es asesinado, lo que resuelven es volver a las mismas prácticas de siempre donde se alternan el poder y el pueblo queda a un lado, lo que tanto criticó Gaitán.

No entraba dentro del marco de la clase política de ese momento, porque era un tipo que alborotaba al pueblo y poner paranoica a la oligarquía, era algo complicado de manejar. Por eso, leyendo y conociéndolo, uno se da cuenta que Gaitán era un tipo peligroso para los políticos, no para el pueblo.
 
-¿Y por qué lo asesinaron?
Para mí fue un crimen político y Roa un chivo expiatorio como tantos colombianos lo han sido. Creo que de ahí la importancia de Roa, que es la historia de miles de colombianos condenados injustamente para que pasen invictos notables 'dirigentes', culpados por lo que no han hecho, como ocurrió en el asesinado de Luis Carlos Galán.
 
-Un actor de comedia que hace un personaje serio…
La gente quiere encasillarme en la comedia. Yo amo la comedia, creo que es la base de todo, hasta de la tragedia, pero lo curioso es que en este país la tratan de forma peyorativa, y pese a eso, hay muchas producciones televisivas tienen comedia.

Si uno rotula a alguien como profesional le hacen un daño gravísimo. Qué hubiera pasado en el mundo si le hacen eso a Tom Hanks y Robbie Williams, pues no hubieran hecho grandes cosas que hicieron más adelante.

La comedia es un trabajo duro y serio, que requiere de una base intelectual sólida, mucho más que para ponerse a berrear o ser galán.

Publicada por
Colprensa
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitter
Inicie sesión o regístrese para enviar comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos los derechos reservados Comunicadores del Risaralda S.A. - 2014 - Pereira - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.