Lunes 20 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Tecnología
Miércoles 17 de Abril de 2013 - 02:01 AM

La Red podría servir para tratar de hacer justicia por propia mano

Con su actuación de investigador policial en el caso de una joven canadiense, Anonymous mostró esta vez la cara del superhéroe que persigue a los delincuentes y los entrega a la justicia para que reciban su merecido, pero, ¿será este un buen ejemplo?

En los últimos días se le ha visto una nueva faceta a Anonymous que terminó interviniendo directamente y con un perfil más bien policivo en un caso de ciberacoso y violación que terminó en suicidio, hecho ocurrido en Canadá.

Aunque estos asuntos judiciales no suelen ser temas que se traten en esta página, sí lo es la forma en las nuevas tecnologías y las redes sociales, entre otras formas de acción contemporáneas, suelen afectar y cambiar la vida actual.

Caso cerrado
Es precisamente lo que acaba de ocurrir con el lamentable caso de la joven Rehtaeh Parsons, de solo 17 años, quien murió en Halifax, Nueva Escocia, luego de una agonía de tres días posteriores a su acto suicida que decidió luego de ser violada y de que circulara en Internet una foto que la mostraba ebria en una fiesta, dos años atrás.

El caso de Parsons ha terminado por mostrar unas variables del uso de la Internet que, si bien han ocurrido en el pasado de manera inconexa, nunca se habían visto de forma tan clara como ha ocurrido con la muerte de la joven canadiense.

Luego de la muerte de Rehtaeh Parsons, la policía en muy breve tiempo dijo que debía cerrar la investigación, por falta de pruebas, a lo que también respondieron las redes sociales en las que algo más de 70 mil indignadas personas respondieron firmando una petición para que se reabriera el caso.

Investigación exitosa
La masiva reacción de las redes sociales movió las filas de los conocidos como ‘piratas informáticos’ de Anonymous quienes intervinieron el pasado jueves de manera por demás sorprendente porque su reacción esta vez, en lugar de actuar en el desenmascaramiento de alguna institución gubernamental acusada de prácticas ilícitas, se dio a la tarea de tomar en sus manos la investigación que la policía había cancelado.

Y no solo fue sorprendente que Anonymous actuara de esa forma, sino que obtuvo resultados casi que inmediatos, demostrando con esto la inmensa capacidad y poder de su sistema de ‘intervención’ en la Red, aunque esta vez estaban actuando a la manera de un superhéroe que persigue a los delincuentes para entregarlos a la justicia.

En efecto, mientras que la policía había cerrado el caso por falta de pruebas, casi que en unas cuantas horas, Anonymous aseguró que había identificado plenamente a dos de las cuatro personas que presuntamente violaron hace dos años a la joven Rehtaeh Parsonas
Antecedente peligroso.

A pesar de su concluyente afirmación, que hizo a través de Twitter y YouTube, Anonymous no dio nombres para poner en evidencia a los supuestos agresores, aunque fue muy claro al asegurar que se opone a la justicia popular, o justicia privada, por lo que exigió a la policía y a los órganos judiciales canadienses que hagan su trabajo y dejó abierta la posibilidad de que otros grupos sí hagan pública la identidad de los implicados en el caso.

Los miembros de Anonymous aseguraron que “Nos tomó solamente un par de horas identificar a los muchachos que atacaron a Rehtaeh y no fue una operación de alta tecnología”, dijeron los hackers, denunciando la “incompetencia” de los investigadores implicados, que “deberían pasar el resto de su carrera como guardias en un zoológico”. Según ellos, los presuntos violadores habían discutido sus planes en público.

Como se dijo, esta nueva faceta de la presencia de Anonymous en las redes sociales, debe causar algo más que sorpresa y debería preocupar, porque, si bien, el grupo mostró prudencia al no revelar nombres de posibles implicados en una violación y una muerte, como ellos mismos lo reconocen, puede haber otros grupos con la misma capacidad técnica, pero menos cuidado que terminen literalmente tomándose la ley con su propia mano.

Publicada por
JUAN MARTÍNEZ MARTÍNEZ
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitter
Inicie sesión o regístrese para enviar comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos los derechos reservados Comunicadores del Risaralda S.A. - 2014 - Pereira - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.