Sábado 23 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Tecnología
Domingo 18 de Agosto de 2013 - 02:01 AM

¿Mail respeta su privacidad?

Un documento presentado por Google como defensa en un caso de violación de leyes de intervención a la información ha generado una enorme controversia, a pesar de que el párrafo que preocupa a los defensores de la privacidad trata sobre personas que no tienen una cuenta con Google y que envían mensajes a Gmail desde otros clientes de correo.

Grupos de defensa de la privacidad de los internautas están ofuscados por un documento que Google utilizó como defensa frente a una demanda, en la que se acusaba a la empresa de violar leyes de intervención a la información en Estados Unidos.

El documento afirma que “quien envía una carta a un colega de trabajo no puede sorprenderse si el asistente de ese colega es quien abre la carta. Igualmente, quien utiliza correo electrónico no puede sorprenderse si sus correos son  pro-cesados por su proveedor de servicio de email durante el curso del envío”.
Google finaliza el párrafo con esta preocupante afirmación: “una persona no tiene ninguna expectativa legítima de privacidad sobre la información que entrega voluntariamente a terceros”. Entonces, ¿exactamente qué tan privados son los mensajes que usted intercambia con sus amigos y colegas de trabajo a través de Gmail?

Sólo para usuariosde otros servicios
Lo más importante por entender sobre el párrafo de la discordia en el documento de Google es que el mismo es parte de una sección que trata sobre usuarios que no son de Gmail.

En efecto, la sección que contiene el párrafo trata sobre usuarios que están enviando mensajes a cuentas de Gmail desde otros clientes de correo, como Outlook o Yahoo!, y pretende demostrar que estos usuarios están implícitamente aceptando que sus mensajes sean procesados por Google de forma automática.

La frase donde la empresa afirma que quien entrega su información a terceros “no tiene ninguna expectativa legítima de privacidad” está tomada directamente del caso Smith v. Maryland de 1979 frente a la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, donde se estableció que una vez se involucra a un tercero en una comunicación, se pierden los derechos de privacidad legalmente exigibles.

La sección del documento plantea que los usuarios de otros servicios de correo que envían mensajes a cuentas de Gmail están involucrando a los servidores de Google en el proceso, y que la ley actual de los Estados Unidos valida que estos usuarios no pueden demandar a la empresa por esto.
El proceso que llevan a cabo dichos servidores de Google, según el documento aclara en un párrafo posterior de la misma sección, es el proceso común y corriente que hace cualquier cliente de correo.

“Los usuarios que no son de Gmail y que envían mensajes a destinatarios de Gmail deben esperar que sus emails estén sujetos a los mismos procesos normales que Google hace a todos sus mensajes como proveedor de correo”, especifica.

Política unificada tendría última palabra
El hecho de que Google mencione el caso de Smith v Maryland sigue siendo preocupante para algunos usuarios de Gmail y defensores de la privacidad, aún si lo hizo para justificar su procesamiento de mensajes que provienen de usuarios que no han firmado las políticas de privacidad de Google, puesto que no tienen una cuenta de Gmail.

El único aliciente para estos usuarios es que los suscriptores de Gmail, al igual que los suscriptores de cualquier otro servicio de Google, están cobijados por las nuevas políticas de privacidad unificadas que diseñó la empresa para cubrir su amplia gama de servicios en Internet. Dichas políticas pueden encontrarse en la dirección Google.com/intl/es/policies

Estas políticas son el documento donde Google sí aclara cómo tratará la información de los suscriptores a sus servicios, independientemente de las posibilidades legales que precedentes desactualizados como el de Smith vs. Maryland, fallado en 1979 mucho antes de la invención del Internet y los teléfonos inteligentes, le den a esta y a todas las demás empresas informáticas.

Adictos a la privacidad pierden Lavabit, ganan MailPile
¿Qué es Lavabit? Un servicio de correo que concentró toda su energía en garantizar la privacidad de sus usuarios, asegurando que sus mensajes no fueran revisados por seres humanos, algoritmos computacionales, o de ninguna otra forma, con ningún fin, fuera comercial o no. De hecho, los mensajes que viajaban a través de los servidores de Lavabit eran encriptados asimétricamente, haciéndolos en teoría imposibles de descifrar aún si eran interceptados o incautados por agencias gubernamentales.

Desde agosto de 2013 el servicio fue suspendido, y su creador y director anunció que la ley norteamericana no le permitía compartir información sobre por qué tuvo que dar de baja el servicio.

Quienes buscan un servicio que garantice que sus mensajes no serán revisados por terceros pueden descargar e instalar MailPile, un programa de correo diseñado por una compañía basada en Islandia, país cuyas leyes han tomado una dirección opuesta a la de Estados Unidos y garantizan a las empresas de Internet un alto nivel de privacidad.

MailPile tiene firmas OpenPGP y encriptación de mensajes como características básicas, y su programación es de Código Abierto, así que cualquier persona puede confirmar que su algoritmo no maneja los mensajes de forma indebida.
Los interesados en este servicio pueden conocer más sobre él en Mailpile.is

Sabía usted que...
el servicio de correo encriptado MailPile lleva a cabo actualmente una campaña de financiación masiva que pretende recaudar $100 mil dólares antes del 10 de septiembre?

UBUNTU EDGE NO ALCANZARÁ LOS $32 MILLONES
El teléfono inteligente se llama Ubuntu Edge, y esta semana se ha convertido en el proyecto que más dinero ha recaudado en el portal de financiación masiva Indiegogo.com: hasta el momento la campaña está respaldada por un total de $10 millones 450 mil dólares.

El dinero viene de donaciones de $20 o $30 dólares que hicieron los internautas interesados en apoyar el proyecto, o de la compra de vales que, en el futuro, hubieran podido ser cambiados por uno de los primeros teléfonos Ubuntu Edge en ser fabricados.

Desafortunadamente, para convertirse en una realidad el proyecto debía recaudar un total mucho más ambicioso: $32 millones de dólares. A sólo 4 días del cierre de la campaña, que duró un mes abierta, es muy improbable que la meta final sea alcanzada. Todos los usuarios que hicieron donaciones o que compraron los vales para recibir un teléfono recibirán su dinero de vuelta, según indican las reglas de la campaña.
Y aún así la campaña ha sido calificada como exitosa.

Ubuntu es un sistema operativo basado en Linux que actualmente intenta convertirse en el más popular de su tipo. La empresa que lo desarrolla decidió que, además de mejorar el OS como tal en su versión para PCs y laptops, lanzaría una versión de Ubuntu para teléfonos inteligentes. Y en lugar de invertir millones de dólares en campañas publicitarias, organizó la campaña de financiación masiva más grande de la historia.

A pesar de no alcanzar su objetivo principal, el teléfono Ubuntu Edge hizo que muchos internautas se interesaran por el proyecto, y se enteraran de que hay una empresa tratando de desarrollar una versión de Linux que sea tan fácil de usar como Windows o Mac OS X, con el atractivo agregado de ser totalmente gratuita, y que esa misma empresa quiere lanzar una adaptación del sistema para teléfonos inteligentes. 


Publicada por
JUAN MARTÍNEZ MARTÍNEZ
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitter
Inicie sesión o regístrese para enviar comentarios
Publicidad
Publicidad