¿Cuándo volverá el fútbol? Es la pregunta que ronda la cabeza de aficionados, clubes y estamentos futbolísticos. También los mejores bonos de apuestas están esperando. Todos coinciden en que la renaudación de las competiciones dependerá del OK de las autoridadades sanitarias de cada país y lo que está claro es que el final de esta temporada se prolongará posiblemente hasta verano y será, cuanto menos, atípica con respecto a lo que se conoce como un curso futbolístico normal.

La posibilidad de que haya fútbol en verano de 2020 es cada vez más real. Las principales ligas europeas tendrán un retraso de, siendo optimistas, al menos seis semanas cuando vuelva a rodar el balón. Teniendo en cuenta que entre semana hay que colocar partidos de Champions y Europa League, y que todos los torneos estivales se han aplazado a 2021, Eurocopa, Copa América y Juegos Olímpicos; entonces no hay que descartar que los torneos domésticos se prolonguen hasta el mes de julio. En España, por ejemplo, quedan once jornadas por disputarse. Si la competición volviese en mayo, no hay duda que la Liga finalizaría después del 30 de junio, ya que introducir partidos entre semana no es tan fácil por varias razones. Por un lado, las plantillas necesitarán varias semanas para volver a coger el ritmo de competición y poner partido cada tres días no ayuda ni al futbolista ni al espectáculo. Por otro lado, el calendario se aprieta en los últimos meses y resulta complicado encontrar fechas entre encuentros de competiciones europeas y de selecciones.

Las finales de Champions y Europa League ya tienen fecha. La primera se disputará el 27 de junio y la segunda, tres días antes. No obstante, éstas podrían aplazarse si la pandemia del Covid-19 dura más de lo esperado, de manera que la UEFA contempla la posibilidad de jugar partidos oficiales en pleno verano. En ese sentido, el aplazamiento de las dos grandes citas futbolísticas programadas para julio, la Eurocopa y la Copa América, ha significado un respiro en el calendario. Si las ligas domésticas todavía tienen por delante muchas jornadas, el caso de las citas continentales es similar. En la Champions, están pendientes por disputarse partidos de vuelta de la ronda de octavos. Mientras que en la Europa League, se han disputado algunos encuentros correspondientes a la ida de esa misma ronda. Quedarían, por tanto, seis y siete jornadas por disputarse respectivamente.

Prolongar la competición hasta verano supone un trastorno importante en la preparación de los futbolistas. En un deporte de tan alto nivel como el fútbol, el trabajo se planifica pensando en que la temporada finaliza a mediados de mayo. Ahora esto ha cambiado y el trabajo de los preparadores físicos durante la cuarentena adquiere una importancia vital de cara a las posibilidades de sus equipos para el final de temporada una vez se retome la competición. La demora en el calendario también tendrá consecuencias para el curso 2020-2021. Nadie duda de que empezará más tarde de lo previsto y que habrá más fútbol entre semana de lo habitual, ya que se tendrá que preparar la temporada de acuerdo a los torneos continentales aplazados al próximo verano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here