En el momento de practicar cualquier deporte o actividad al aire libre, se requiere contar con materiales, atuendos e instrumentos que permitan que la práctica del mismo se realice de manera exitosa y segura. En relación a deportes como la escalada, existen variedad de equipos y herramientas que no sólo permiten su práctica, sino que garantizan la seguridad durante la misma, siendo fundamental el calzado que permita dar pasos precisos.

Los deportes extremos surgen de la necesidad del ser humano de vivir aventuras y experiencias que pongan al límite sus habilidades. Es por esto que la historia o el origen de cada una de estas disciplinas, por lo general involucra episodios en los que se hizo necesario el esfuerzo extremo para salvar o resolver situaciones de peligro.

En el caso de la escalada, no fue la necesidad la que impulsó a los primeros hombres a subir por ejemplo al Monte Everest, se trató más bien de un desafío hacia la naturaleza, ya que el reto de alcanzar la punta de una alta montaña representa, desde sus inicios y hasta la actualidad, el triunfo sobre las condiciones climáticas y de relieve extremas.

De esta forma, se entiende que la escalada consiste en subir paredes de roca naturales o artificiales, contando con la seguridad de un equipo especializado. Donde los salientes, las rocas puntiagudas o móviles, aumentan el riesgo; y las temperaturas, la lluvia y la humedad imponen cuidados especiales.

Por su parte, cuando un escalador alcanza una meta determinada se le asigna un nivel de dificultad que le abre nuevos retos. Es así como la marca de cada escalador queda fijada en los mapas de rutas para valorar su esfuerzo y logro, siendo la dificultad de la escalada, una combinación del tamaño y las formas de agarres, la inclinación de la pared, los puntos de reposo y el número de movimientos que debe realizar el deportista hasta alcanzar la meta. Claro que, practicar un deporte como éste, requiere una pisada estable y un calzado que permita la precisión de cada uno de esos pasos, sin mencionar todo el material indispensable que permita el cumplimento exitoso de los objetivos planteados.

Material y equipo necesario para escalar

Como en cualquier deporte, la escalada requiere de un equipo necesario para su práctica. De la calidad y precisión de estos accesorios mecánicos y tecnológicos depende el éxito de cada emprendimiento; además, se necesitan materiales y prendas de vestir como todo deporte o actividad que se desee practicar.

En cuanto a los arneses, el accesorio de anclaje o los mosquetones, éstos representan piezas de un mecanismo que permitirá subir o bajar una pendiente con una mayor sujeción a la pared, permitiendo trabajar en conjunto con setenta metros de cuerda de escalada, aproximadamente.

Por su parte, el vestuario apropiado dependerá del clima ya que el material debe proveer la estabilidad calórica al escalador para no afectar a su respiración ni a su capacidad muscular. Por esta razón, puede tratarse de trajes de licra, muy ceñidos al cuerpo y frescos, o de abrigados atuendos que protejan del frío inclemente. Mientras que el casco de escalada es imprescindible como medida de seguridad.

Asimismo, se resalta la importancia de contar con unos zapatos de gran calidad y adaptados al terreno que se desea escalar. Por esto, dentro de la variedad existente se posicionan aquellos que permiten más beneficios para el escalador. Conocidos como pies de gato por ser ligeros y flexibles, estos zapatos cuentan con un alto índice de adhesión al suelo o a la superficie que pisan, debido a las bandas laterales y frontales de goma adherente, que lo hacen poseedores de esta propiedad.

Claro que, al comprar estas zapatillas es importante que la talla quede justa al escalador, ya que de esta forma podrá percibir los pequeños relieves y será más sensible a los pequeños fallos o salientes de la pared. Por otro lado, la curvatura de la suela debe revisarse para que no incomode, mientras que el grado de transpiración del material determinará el uso de medias.

La escalada artificial y la natural, dos estilos un mismo deporte

La escalada se puede practicar en sus diferentes tipos o modalidades. Dentro de éstas, están las llamadas “a vista” que son aquellas ascensiones que no dejan que el escalador tenga información de la pared antes de iniciar, siendo esta modalidad muy común entre expertos. Por el contrario, en la escalada “al flash”, el deportista tiene información previa y cuenta con el apoyo durante la subida, de dónde está y los agarres o pasos claves para continuar.

Asimismo, con ayuda de la ingeniería de materiales y la tecnología, se han construido los rocódromos, que presentan bloques de piedra de poca altura. En ellos, los escaladores pueden ascender sin cuerdas ya que las caídas no son de alto riesgo, siendo lo más importante en estos casos, la precisión y la fuerza muscular, dejando claro por lo tanto, que un buen calzado como los pies de gato permite garantizar el correcto agarre.

Por último, se conoce como escalada deportiva a aquella que se organiza en circuitos que se han elaborado con resina artificial. Siendo la idea de estas paredes, lograr la mayor altura en el menor tiempo posible, donde el estilo de los escaladores busca lograr la mayor distancia con mayor rapidez, exigiendo por lo tanto una buena preparación física y el uso de técnicas precisas, que difieren de la escalada natural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here