¿Te encanta cuidar tu cutis? No importa si eres hombre o mujer, a todos nos gusta vernos bien; nuestro rostro es nuestra principal carta de presentación, así que debemos siempre darle los cuidados que se merece. Existen en el mercado gran cantidad de productos a base de arcillas para el cuidado de la piel. La naturaleza nos provee de distintos tipos de arcilla, como roja, blanca y verde, cada una con sus propiedades características; según nuestro tipo de piel, nos conviene utilizar más un tipo arcilla que otro; hoy traemos para ti un artículo hablando específicamente sobre las Mascarillas de Arcilla Volcánica (que es de color negro); analizaremos qué son, sus propiedades particulares, cómo podemos prepararlas en casa y otros datos interesantes.

¿Qué es la Arcilla Volcánica?

También es llamada barro volcánico. A pesar de lo que su nombre indica, no proviene de los volcanes, aunque suene extraño. Realmente es un compuesto extraído de volcanes de lodo, los cuales están naturalmente conectados con las aguas termales. Debido a lo anterior, la arcilla negra contiene grandes cantidades de minerales, como potasio, titanio, sodio, magnesio, silicio y calcio; todos esos minerales nutren nuestro cuerpo de afuera hacia adentro. La arcilla volcánica se utiliza (aparte de mascarillas faciales), en compresas, baños corporales, etc.

Beneficios y Propiedades de la Arcilla Volcánica

La arcilla volcánica puede ser utilizada en la mayoría de los tipos de piel; sin embargo, no se es recomendable para pieles muy sensibles o muy secas, pues es extremadamente absorbente. Lo más común es usarla en pieles grasas y con acné debido a su capacidad de regular, eliminar impurezas, limpiar profundamente el rostro y absorber el exceso de grasa, todo esto sin maltratar nuestro cutis o resecarlo. Otras propiedades son:

  • Es hidratante, tiene un gran poder humectante que ayuda a la piel a absorber y mantener la humedad. Con todo esto, ayuda a que nuestra tez no se reseque, por lo que se mantiene mucho más suave.
  • Es antiinflamatoria, por lo que es ideal para limpiar, curar y depurar las zonas donde hay acné, espinillas, granos, inflamaciones, etc. (no solo en el cutis), desinflamando la piel.
  • Tiene propiedades regenerativas.
  • Es reafirmante. Si tienes arrugas en tu rostro, hacer mascarillas de esta arcilla te será beneficioso pues favorece la producción de elastina. El resultado será muy visible, reducirá los signos de la edad, tu piel se verá más firme y tonificada.
  • Algunos la utilizan como tratamiento capilar para regular los cueros cabelludos excesivamente grasos.
  • Es exfoliante. Estimula la circulación sanguínea, por lo que elimina la acumulación de células muertas y otras suciedades de la piel, ayudándola a renovarse a nivel celular, depurando, así el rostro se ve más limpio e iluminado.

Pasos para Preparar y Aplicar tu Propia Mascarilla de Arcilla Volcánica

Para empezar, debes tener a la mano un recipiente donde preparar la mezcla, puede ser de barro o plástico. Se recomienda que no sea de metal para que la arcilla no pierda sus propiedades. Ten también un poco de agua mineral (puede ser tibia), un pincel y por supuesto, la arcilla volcánica. Este procedimiento puedes seguirlo para preparar mascarillas con cualquier arcilla, solo asegúrate de que la misma sea de uso cosmético.

  • En el recipiente coloca una cucharada de arcilla con un poco del agua mineral y remueve con el pincel o una chuchara de madera (nunca de metal) hasta formar una pasta homogénea, sin grumos. Si la mezcla queda muy líquida, solo añade un poco más de arcilla. Con esto ya tienes terminaste tu mascarilla casera, lista para usar.
  • Antes de aplicarte la mascarilla debes lavar muy bien tu rostro.
  • Aplica la mascarilla en la piel usando el pincel o tus dedos pero muy delicadamente, siempre con movimientos ascendentes. No apliques cerca de tus ojos ni labios. Muchos cosmetólogos recomiendan no hablar y menos reír cuando tienes la mascarilla aplicada, en especial cuando está ya seca, pues puede marcarte líneas de expresión en tu rostro cuando se quiebra por la tensión.
  • Deja la mascarilla actuar por 20 minutos; retírala, puede ser con una toalla (o una esponja para el rostro) y agua tibia, o solo con el agua. Al terminar puedes aplicar tu crema hidratante favorita. Sentirás de inmediato los resultados sorprendentes, tu rostro más suave y limpio que nunca.

Esta mascarilla puedes usarla entre una y dos veces a la semana máximo, no más pues podrías resecar tu piel. Si agregas esta mascarilla a tu rutina de belleza, tu rostro seguro lucirá una piel revitalizada y lozana, haciéndote sentir más segura que nunca.

Mascarilla de Arcilla Volcánica, ¿Qué es y para qué Sirve?
¡Valora el contenido!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here