Lunes 22 de Diciembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Judicial
Anterior
Siguiente
Domingo 05 de Octubre de 2014 - 02:01 AM

Sucesos que han impactado a la opinión pública pereirana

La capital risaraldense ha sido estremecida por hechos que desnudan la fragil condición humana y que han dado pie a todo tipo de estudios criminalísticos, ya sea por las calidades sociales o económicas de quienes se han visto involucrados en ellos, como por el extremo nivel al que han descendido sus autores. Recopilamos aquí un apretado resumen de los casos más sonados:

Garavito, la peor tragedia criminal de Pereira

La mayor tragedia criminal de todos los tiempos en esta ciudad la constituye el paso por estas tierras del asesino en serie Luis Alfredo Garavito Cubillos, nacido en Génova, Quindío, el 25 de enero de1957 y conocido como La Bestia, El Monje, El Cura o El Loco.

En 1999, Luis Alfredo Garavito fue capturado por el CTI de la Fiscalía. Fue declarado culpable del homicidio de por lo menos 172 crímenes cometidos contra menores entre los años 1992 y 1998.

La forma de acceder a sus víctimas no era siempre la misma. Garavito se hacía pasar por vendedor ambulante, indigente, discapacitado y hasta miembro de fundaciones en pro de niños y ancianos.

Garavito, quien vivió varios años en Pereira, confesó haber asesinado a 172 niños, luego de ser capturado y judicializado por las autoridades colombianas. Muchos de estos niños fueron exhumados e identificados por el Instituto de Medicina Legal, por su ADN. En el lugar donde los arrojaba se construyó el parque de La Vida, en memoria de las víctimas, pero dicho lugar fue abandonado. Según la Fiscalía General de la Nación, y varios organismos judiciales, Luis Alfredo Garavito es el «segundo homicida en serie del mundo».

Con la complicidad de una menor, asesinó a su ex novia embarazada

El 3 de septiembre de 2012, Daniela Melissa Triviño, 21 años, desapareció al salir de su trabajo. Su familia desplegó una intensa búsqueda personal, y a través de las redes sociales, que terminó con un dramático descubrimiento: Su ex novio, Leonardo Gañán, junto con una menor de edad con quien tenía una nueva relación sentimental, la asesinaron por asfixia mecánica en el interior de un automóvil y enterraron su cuerpo en un paraje de Santa Rosa de Cabal. La conspiración buscaba evitar que naciera el hijo que llevaba en sus entrañas.

Gañán y Daniela Melissa eran cristianos pero pertenecían a distintas congregaciones religiosas. Ante la abrumadora evidencia, Gañán aceptó cargos y le fue reducida la pena a 21 años y 6 meses.

Sacerdote mató a su amante e hija

El lunes 12 de febrero de 2007, por ocultar una relación prohibida, el párroco del municipio de Mistrató, José Francey Díaz Toro, dio muerte a una mujer (María del Carmen Arango) con quien había sostenido una relación sentimental y a la menor de 5 años (María Camila), fruto de esa unión. Sus cuerpos los empacó en costales y les roció con gasolina para arrojarlos a orillas del rio Guática, en línmites entre Belén de Umbría y Anserma. Para ello contó con la complicidad del sepulturero del pueblo. Confesó que lo hizo por temor a las represalias de la Diócesis al haber roto sus votos. El homicida fue condenado a 23 años de prisión, pero la pena fue aumentada a 45 años y 10 meses por el Tribunal Superior.

Asesinó a sus dos hijos menores y se suicidó con un arma de fuego

El pasado 18 de septiembre (2014) el comerciante de autos Humberto de Jesús Herrera, de 47 años, perdió los estribos al parecer a causa de una disputa familiar y se suicidó después de darles muerte a sus dos hijos de 4 y 2 años respectivamente. Ocurrió al interior del condominio campestre El Paraíso, en el corregimiento de Combia. En la habitación fueron hallados sin vida los cuerpos de él y de sus dos hijos menores Tomás y Sara, de 2 y 4 años respectivamente. Todos presentaban orificios de bala. Al lado de los cadáveres de los niños se encontraba el de su padre, con un arma de fuego cerca de su mano derecha.

La mujer que se lanzó junto a sus hijas al vacío desde el Viaducto César Gaviria Trujillo

Fue el 17 de enero de 2003, cuando Bertha Alicia Vargas Taborda, de 26 años, desesperada por un asunto sentimental y luego de discutir con su esposo, salió de su casa, ubicada en el barrio Kennedy (oriente de la ciudad), hacia el viaducto. Al llegar, no lo pensó y arrojó al vacío a sus hijas y se lanzó ella también. En la foto el padre y esposo.

El crimen del ex alcalde de Dosquebradas

Era el mediodía del 15 de marzo de 2012. El ex alcalde de Dosquebradas y gerente de la emisora comunitaria Dosquebradas Estéreo Argemiro Cárdenas Agudelo recibió una llamada telefónica y salió apresurado de su oficina en el barrio Guadalupe, diagonal al Centro Administrativo Municipal. Al salir lo esperaba un sicario que disparó un arma de fuego sobre su cabeza. El autor materal John Alexander Jaramillo García huyó pero fue identificado y horas más tarde fue capturado. Ante el juez de conocimiento el sicario delató a quienes lo contrataron para la macabra empresa criminal. Como determinador del crimen está siendo juzgado el periodista Edisson Ossa, con quien tenía un negocio por la venta de la empresa radial. El juicio oral llegará a etapa de alegatos finales a mediados de octubre.

El crimen de alexánder morales, ‘chamaco’

El 18 de marzo de 2012, en la calle 22 con carreras quinta y sexta al interior restaurante Flor de Loto fue asesinado el ex aspirante al Concejo de Pereira Alexánder Morales por un hombre que le disparó varias veces. La víctima estaba solo, esperando su almuerzo, mientras chateaba a través de su blackberry. Los meseros salieron en su persecución y un policía que se encontraba en la sede del Concejo, lo siguió hasta el viacrucis, el sendero que comunica a Pereira Con Dosquebradas. El sujeto fue capturado e identificado como Carlos Andrés Velásquez Villada. Luego de un año tras las rejas y para acogerse al principio de oportunidad, el autor material señaló al periodista y profesor universitario Wilmar Albeiro Vera Zapata, profesor y amigo de la víctima, como la persona que lo contrató por intermedio de alias ‘pecueca’ o Wilson Espinosa Marín para que ejecutara el crimen con la ayuda de otras dos personas. El 30 de septiembre de 2014, el juez los absolvió porque la fiscalía no pudo probar la veracidad de lo dicho por el sicario.

Publicada por
LA TARDE
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitter
Inicie sesión o regístrese para enviar comentarios