Sábado 20 de Diciembre de 2014
Martha Alzate Hincapié
Martes 16 de Abril de 2013 - 02:01 AM

35 años construyendo la ciudad

La Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol Risaralda, celebró sus 35 años de fundación, con la participación de los miembros de la junta nacional, el viceministro de vivienda, y la nutrida asistencia de todos los afiliados de la seccional, entre los que se encuentran constructores y proveedores de insumos y materiales.

Es este uno de los sectores más importantes de la economía nacional.  Tiene una connotación que lo hace especial frente a otros:  ser el más grande empleador de mano de obra no calificada, dando trabajo masivamente a las personas más vulnerables de nuestra escala social, aquellas que por una u otra razón no alcanzaron a capacitarse formalmente.   No obstante, también emplea profesionales de diferentes áreas, ingeniería y arquitectura,  administración y ventas; y es una fuente importante de ingresos para publicistas y medios de comunicación.  En fin, es mucho el impacto socio económico que genera.  Por eso, llama la atención que todo este esfuerzo se haga sin la colaboración de las autoridades municipales, en un ambiente de incomprensible indiferencia. Pareciera que a los funcionarios les incomode que las empresas generen ganancias producto de una actividad que, aunque lícita, no está exenta de dificultades. 

No es fácil hacer empresa desde la formalidad, cumpliendo a cabalidad con todas las normas.  Los trámites son cada vez más dispendiosos, los constructores prácticamente están sustituyendo al estado ejecutando a su costa la infraestructura de vías, redes, espacio público y equipamientos, y, aún así, hay que tener la paciencia del santo Job para sacar adelante los proyectos, si se tiene la firme convicción de no tomar la “vía rápida” del soborno y la corrupción.  Lastimosamente,  en este como en todos los sectores, existen quienes la fomentan, con el único objetivo de ganar a toda costa, sin recatos morales y  sin ningún interés en la construcción de ciudad, que va más allá de erigir edificios y también tiene que ver con ayudar a fortalecer nuestras instituciones.

Por estas razones, en los discursos pronunciados en este acto se hicieron llamados para que los empresarios empiecen a interesarse por los asuntos públicos, puesto que la mala administración de los mismos puede llegar a comprometer la viabilidad de la ciudad.  También se resaltó el papel que juega el sector en nuestra economía, en el desarrollo y crecimiento de nuestra ciudad, y la importancia de coordinar los procesos políticos y la toma de decisiones que, desde el ejecutivo, pueden favorecer o entorpecer el ejercicio de su actividad. De esta forma, se abogó por la debida articulación de los procesos de planificación, en especial la revisión del POT.

Resulta simpático constatar que cuando el sector de la construcción ha frenado, aumentando sensiblemente el desempleo, las autoridades se han mostrado dispuestas a todo tipo de salidas para reactivarlo.  ¿Por qué no actuar adecuadamente hoy, y hacer todo lo posible para que se conserve activo y en buen estado de salud? Sería más apropiado y menos costoso para todos.

Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitter
Inicie sesión o regístrese para enviar comentarios