La arcilla negra tiene un origen volcánico, natural al 100% y por ende la más bondadosa de las arcillas; esta se encuentra en zonas volcánicas o en las adyacencias de los volcanes. Es por ello que goza de un gran contenido de elementos orgánicos y minerales; tales como: hierro, sodio, zinc, potasio, cobre, silicio, azufre y magnesio.

Por lo cual, cada uno de estos le confiere diferentes nutrientes que favorecen a la piel; el sodio y el potasio ayudan a excluir las células muertas; por su parte el silicio, zinc y cobre en la elaboración de la elastina y colágeno; el azufre combate la toxinas y el hierro vigoriza la dermis, al igual que el magnesio.

Propiedades de la arcilla negra

Dentro de las propiedades que posee la arcilla negra, se encuentra la acción anti-inflamatoria, anti-estrés, reafirmante y tonificante a la vez; así como efecto cicatrizante, revitalizante y por otro lado contribuye en afecciones musculares y articulares. En fin, este maravilloso elemento de la naturaleza es ampliamente recomendado con fines terapéuticos.

Por supuesto, debe ser empleado con frecuencia en el área cosmética; bien sea incorporado en jabones, cremas, mascarillas o en polvo; sin embargo, es la arcilla mas difícil de conseguir. Aun así, en los centros de aguas termales se puede encontrar también la arcilla negra de manera simple.

La arcilla negra se ha utilizado desde tiempos remotos como complemento de rituales cosméticos y balsámicos sobre la piel; ya que le confiere las bondades de nutrir desde el cabello hasta los pies; a través de baños y mascarillas corporales completas, eliminando las toxinas y energías negativas del cuerpo, dejándolo rejuvenecido.

Hoy en día, siguen vigentes estas premisas sobre la arcilla negra; adicionando nuevas maneras de incorporarlo para obtener todos los beneficios que nos otorga este importante componente natural.

¿Cómo usarla?

Dentro de los usos de la arcilla negra, se encuentra la tradicional mascarilla facial o en todo el cuerpo; cuidando siempre de tener la piel sin maquillaje y limpia antes de aplicarte la mascarilla; como esta arcilla se disuelve mas rápido que otras arcillas, debes hacerlo con delicadeza.

Coloca 2 cucharadas de arcilla con 1 de agua mineral; o puedes emplear también agua de rosas, de pepino o algún aceite mineral, esto de acuerdo a tu gusto o necesidad de tu piel. Mezcla bien hasta obtener una pasta, la aplicas sobre la piel por espacio de 20-30 minutos y retiras con agua fresca realizando movimientos circulares. Lo puedes hacer semanalmente.

Si vas a colocarte la mascarilla en el cabello, lo ideal es que te avoques más sobre el cuero cabelludo; de esta manera ayudas a la circulación en esta área, a la vez que se liberan las toxinas y energizas el cabello; se deja durante 15 minutos y seguidamente lavas tu cabello como habitúas. Incluso es sugerida esta mascarilla para casos de alopecia y fragilidad capilar.

Usada como baños, también es recomendable; puesto que favorece el alivio de las molestias articulares y musculares, simplemente se disuelve en este caso la arcilla en polvo fino en el agua para el baño; te sumerges durante unos 5-10 minutos y luego te enjuagas.

La otra alternativa es mediante cataplasmas o compresas; esto se realiza mezclando la arcilla negra con el agua mineral y posteriormente se aplica sobre el área lesionada. Si el problema es un esguince, afecciones artríticas o reumáticas, te ayudará la cataplasma caliente, disminuyendo el dolor y la inflamación.

Por el contrario, si hay un proceso que torna la piel caliente, realiza entonces la cataplasma fría. Esto lo puedes emplear una vez al día y será de gran ayuda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here