Las marcas deben estar en constante evolución para adaptarse a las necesidades actuales de sus clientes. Para ello necesitan conocerlos, determinar sus preferencias y valorar lo que opinan de los productos o servicios. Todo esto será posible de obtener haciendo un test de marca.

Cuando una marca está dentro del mercado, deberá hacerse un hueco entre sus competidores para lograr la preferencia de los consumidores. El caso es que si no se conoce con claridad qué lugar ocupa en este conteo, será mucho más complicado definir los objetivos de trabajo.

Un test de marca es una herramienta idónea en este sentido. A través de él será posible acceder a beneficios como:

  • Conocer el posicionamiento actual de la marca en el mercado.
  • Determinar la notoriedad que está teniendo.
  • Definir la percepción que tienen los consumidores reales hacia la propia marca o hacia la competencia.

¿Quiénes pueden hacer uso de estos test?

Lo más lógico es que todas las empresas que tengan una marca en el mercado puedan aprovecharlo. Sin embargo, para mejorar la estrategia de actuación, lo mejor es que sean los departamentos de marketing y publicidad quienes se concentren en este trabajo y, posteriormente analicen los resultados obtenidos.

También se hace valioso para las agencias de comunicación y los que manejan directamente la promoción de la marca, ya que tienen un contacto más directo con el público y saben en alguna medida de cuáles son sus preferencias en torno a los productos que se promocionan.

Las estrategias de marketing de cualquier marca se organizan en base a distintos puntos y siempre deberán tener como base un estudio estadístico como es el caso del test de marca.

El proceso para obtener un test de marca

Existen varios elementos que habrán de considerarse para poner en marcha un test de marca. Cada uno de ellos tiene su nivel de importancia y el aprovechamiento es clave si se desea obtener los mejores resultados. Estos datos son:

  • Los aspectos a valorar: aquí se pueden incluir todos los aspectos de la marca que se deseen, variando incluso de un tipo de producto a otro con temas como los precios, la imagen, las presentaciones de envases, etc.
  • Las preguntas utilizadas: cuando se contrata a una empresa especialista en este tipo de trabajo los cuestionarios están estructurados de forma profesional, variando con preguntas abiertas y cerradas. Este mecanismo permite que las personas puedan exponer todos los puntos de vista que tengan sobre la marca sin restricciones. Incluso aquí es posible atender a cuestiones como por qué se prefiere a la competencia.
  • Cantidad de personas a encuestar: el número de personas que se encuesta es clave. A mayor cantidad se podrá contar con resultados más fidedignos, aunque también con más datos para analizar. Sin embargo, la idea es lograr una percepción mucho más cercana a lo que la mayoría de la población opina.
  • Criterios de segmentación: este es un punto determinante porque permitirá seleccionar los requisitos que debe cumplir una persona para participar dentro del test de marca. Existen productos que no son consumidos por toda la población y, por ende, es necesario sectorizar. Por ejemplo, en el caso de los pañales para bebé, solo interesará que respondan un test de marca las madres y padres que tengan niños de 0 a 2 años.

Lo mejor de todo es que hoy no hay necesidad de andar por la calle parando a personas en las esquinas para aplicar las encuestas, sino que se pueden hacer a través de empresas dedicadas al sector que ya tienen sectorizadas a las personas y realizan el trabajo de forma online.

Esto permitirá automatizar el proceso y ahorrar en materia de recursos, así como también tener disponibles los datos en cualquier momento que se necesiten, pues no solo sirven para trabajar en el caso presente sino también para contrastar con resultados futuros y denotar la evolución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here