Las constelaciones son el conjunto de estrellas en el cielo, que forman un patrón imaginario. En la historia de la humanidad, muchos antecesores se han dedicado a observar las constelaciones y otorgarles un nombre de acuerdo al patrón o figura imaginaria que forman. De acuerdo a la Unión Astronómica Internacional, existen 88 constelaciones identificadas; por ejemplo, unas de las más conocidas son: Osa Mayor, Osa Menor, Casiopea y Orión.

Origen y Evolución de las Constelaciones

En el Medio Oriente y posteriormente en el Mediterráneo, fueron descubiertas las primeras constelaciones. Para el año 1930, la Unión Astronómica Internacional (UAI) hizo pública la lista oficial de las constelaciones con reconocimiento oficial; gracias al valioso trabajo del astrónomo Joseph Delporte.

A lo largo de las navegaciones de los europeos en busca de riquezas y nuevas rutas, utilizaron las constelaciones creadas desde los babilonios y los egipcios para guiarse; se regían por las estrellas para poder navegar; fue allí cuando las constelaciones cautivaron su atención, y cada cultura contaba con su propia agrupación, influenciada por sus historias, su cultura y religión. Cada cultura ha realizado sus aportes.

En el siglo XVII el astrónomo Bayer publicó su obra Uranometria, en la cual abarcaba de manera amplia el cielo nocturno, incluyendo una docena de constelaciones más, que se ubicaban en el hemisferio sur; las cuales fueron descubiertas por 2 navegantes holandeses durante el siglo XVI.

Tiempo después de la publicación de esta obra, algunos astrónomos buscaron agrandar el número de constelaciones que había hasta la fecha; sin embargo, no hubo mucho éxito al respecto; pero cada cultura ha ido incorporando a lo largo del tiempo sus criterios y aportes a las constelaciones.

En la actualidad se siguen los trazos imaginarios que estableció Unión Astronómica Internacional en 1930; por ello se utilizan líneas de declinación y ascensión recta como guía, con la variación del desplazamiento del eje de la Tierra con respecto a las estrellas.

Para los astrónomos modernos, el tema de las constelaciones ha perdido la importancia que tenía antes; de hecho, estos profesionales utilizan el sistema de coordenadas; también influye la contaminación de la luz, ya que afecta la visión de los astros más tenues. Sin embargo, para aquellos astrónomos aficionados, las constelaciones siguen cautivando su interés.

Las Constelaciones más Famosas

Una de las constelaciones más famosas es la Osa Mayor, esta se ubica en el hemisferio norte; se conoce también como constelación del Carro Mayor por su forma. Esta constelación tiene dos estrellas que permiten identificar la estrella polar o Dubhe y Merak. La estrella Dubhe es 150 veces más luminosa que nuestro Sol, pero no es la estrella más brillante, que en cambio es Alioth.

La Osa Mayor se formó hace 500 millones de años; sin embargo, su forma no es estática, ya que el universo cambia con el paso del tiempo; por lo que su forma se irá modificando progresivamente; y para dentro de millares de años, será totalmente diferente.

Otras de las constelaciones más importantes del hemisferio norte son: la Osa Menor; este nombre hacía referencia a una ninfa que crió Zeus; es visible entre las latitudes 90° y 0°. Otra constelación es la de Casiopea, cuyo nombre se refiere a una reina muy vanidosa que aparece en la agrupación de estrellas como sentada en un trono y ocupa un área de 598 grados cuadrados.

Andromeda es otra constelación del  hemisferio norte; lleva el nombre de una princesa griega que fue sacrificada a un monstruo marino y salvada por Perseo. Aunque está lejos de nuestra galaxia, a simple vista ocupa un área de 722 grados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here