El blanqueamiento dental es un procedimiento que permite que los dientes se vean mucho más blancos, sanos y brillantes. Por este motivo, es uno de los tratamientos que se buscan con más frecuencia en lo que a estética dental se refiere, pero ¿sabes que existen distintas formas de llevarlo a cabo?

Los dientes, aunque se tenga una excelente higiene dental, tienden a tornarse amarillentos con el paso del tiempo. Esta condición resulta molesta para todos y muchas personas deciden ponerse manos a la obra para evitar que el problema se vuelva mayor y su bella sonrisa se vea perjudicada por manchas o colores desagradables.

En este sentido, trabajar el blanqueamiento dental Málaga (o en cualquier otra región) es fundamental porque será el paso definitivo para lograr esa sonrisa perfecta tan anhelada. Es necesario saber que es un procedimiento que se suele aplicar con bastante frecuencia en centros de atención profesionales y que todos tienen como principal componente de trabajo el uso de un gel hecho a base de peróxido de hidrógeno.

Sin embargo, también vale la pena conocer que no existe una única forma de aplicarlo, sino que se podrá elegir entre al menos dos opciones para asegurar los resultados esperados y, sobre todo, para que la experiencia sea lo más confortable posible para cada uno de nosotros.

Blanqueamiento utilizando luz LED

Se trata del procedimiento más rápido y eficaz que existe en la actualidad para este objetivo. En general, con una inversión de 1 hora y media repartida en 2 sesiones de 45 minutos, se notará un importante cambio en la estructura de los dientes en función a su color.

Por supuesto, también es necesario decir que es un procedimiento que puede causar daños si no se siguen las medidas de seguridad pertinentes y es por eso que la recomendación siempre es ubicar una clínica dental Málaga de dilatada experiencia en este proceso y que pueda ayudar asimismo, en otros como la endodoncia, la ortodoncia, la periodoncia, etc. en caso de ser necesario.

En una clínica de esta naturaleza, se realizará un proceso de protección de las encías antes de la aplicación del gel ya que el mismo puede generar irritación. Además, no solo se trata del gel, sino que este es activado a través del uso de una luz fría que se produce desde una lámpara profesional. De allí que sea tan importante elegir con mucho cuidado a la clínica.

Blanqueamiento con férulas

En este caso se trata de un proceso menos invasivo y también más lento, aunque tiene la gran ventaja de que puede ser hecho desde casa para mayor facilidad, por lo que también se suele denominar blanqueamiento domiciliario. 

Gracias a estos beneficios y a que no genera daños en ninguna parte de la boca, es el favorito de la mayoría de las personas que buscan realizarse este tipo de procedimientos. De hecho, es el más recomendado por los especialistas para aquellas personas que sufren de sensibilidad dental.

Es importante destacar que se trata de una aplicación que se puede realizar mientras ejecutamos otras actividades dentro del hogar, ya que el tiempo de duración de cada sesión puede variar entre 1 y 3 horas. Entonces, en dependencia a la cantidad de tiempo que sea invertido se notarán los resultados en un tiempo que ronda de 2 a 6 semanas.

Estos estimados de tiempo dan el claro mensaje de que es el propio paciente el que estará al mando de sus avances, aumentando o disminuyendo el ritmo según crea conveniente o si sus actividades diarias se lo permiten, pero asegurando que el resultado tan deseado llegará.

Ahora bien, para obtener resultados mucho más satisfactorios, una medida que se puede consultar con el especialista en salud bucal es la de complementar los dos métodos. Es importante respetar los tiempos según se evalúe cada caso porque no todos son iguales y, por ende, es clave no tomar decisiones por sí mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here