Si quieres matar un antojo, o quieres hacer un rico y muy fácil postre para merendar con tus niños. Aquí te ofrecemos una deliciosa idea, rosquillas de anís; una tradicional receta que puedes hacer en casa y hasta con la ayuda de tus pequeños.

Ingredientes para las rosquillas de anís

En este caso te diremos las medidas de los materiales para realizar aproximadamente 35 rosquillas.

  • 3 huevos
  •  400gr de harina de trigo repostera
  •  16gr de polvo de hornear
  •  80gr de azúcar blanca
  •  Azúcar glas para decorar, 60ml de leche
  •  40ml de licor (en este caso anís)
  •  40g mantequilla sin sal
  •  Abundante aceite para freír
  • Ralladura de 1\2 limón y de 1\2 naranja

Con estos sencillos ingredientes, que de seguro tienes en casa; puedes hacer una rica y nutritiva merienda.

Preparación de las rosquillas de anís

rosquillas de anís

Como primer paso debes derretir la mantequilla, para eso puedes colocarla en un recipiente que puedas meter en el microondas, derrite la mantequilla, con unos 30 segundos bastará. Mientras tanto puedes ir lavando las naranjas y el limón. Además, ralla la piel de una mitad de cada uno.

Luego, en un bol limpio coloca los huevos y mezcla bien con el azúcar, puedes hacerlo con un batidor eléctrico o manual hasta que levante la mezcla y se vuelva amarillenta. Luego, procede a colocar el resto de los materiales; el anís, la leche, las ralladuras de los cítricos, y la mantequilla que previamente hemos derretido esta debe estar tibia. Mezclas con el batidor por unos cuantos segundos.

Después vas agregando la harina y el polvo de hornear poco a poco esto evitará que la mezcla tenga grumos, agrega poco a poco los demás ingredientes. Esto puede ser con una cuchara o con tus propias manos, realízalo hasta que la mezcla vaya quedando blanda y espesa, que cueste revolver con la cuchara.

Luego la dejamos reposar en el bol, tapándola con un paño limpio o con un gorro de ducha, aunque hay varias recetas que varían el tiempo de reposo, aquí te recomendamos 2 horas en la nevera.

Pasos finales

Transcurrido el tiempo sacas la masa de la nevera, y con las manos enharinadas la amasas un poco, vas tomando pequeños trocitos del tamaño de una nuez, le das la forma de bolitas y con las manos la estiras en forma de rulos.

Después de juntar las puntas no olvides estirarla bien, dejándole un circulo vacío en el medio para darle forma de rosquilla, un paso súper sencillo y entretenido para hacer con tus niños.

Luego en una sartén vierte suficiente aceite, cuando esté bien caliente, aproximadamente a 170 grados °C vas colocando las rosquillas. Puedes echar unas 5 o 6 para que así tengan suficiente espacio, puedes ir dándole vueltas y cuando estén todas doradas las vas sacando y colocando en un plato con papel absorbente, esto absorberá el aceite sobrante.

Así harás con el resto de las rosquillas, si es necesario vierte más aceite para que la rosquilla no toque el fondo y se queme.Cuando estén listas deja que enfríen, aunque recién hechas son muy buenas, puedes añadirles la azúcar glas, espolvoreado con un colador pequeño, para que queden como una fina capa de nieve.

Estas rosquillas son muy sabrosas, perfectas para que las acompañes con leche fría o un buen café caliente. Además, puedes variar esta receta cambiándole el tipo de licor o agregándole canela en polvo, sería cuestión de gusto.

Así de esta manera fácil, rápida y deliciosa, puedes hacer una sabrosa y nutritiva merienda de rosquillas de anís; perfecta para calmar esos antojos que a veces nos dan. Si te gustó esta receta, no dudes en compartirla con tus amigos. También puedes dejar tus comentarios y sugerencia en la parte de abajo del artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here