La cría y reproducción de caballos se ha llevado a cabo durante mucho tiempo; no solo para fines deportivos, sino también alimentación y elaboración de algunos productos como cuero, otros a base de estiércol y muchos más. Se le conoce como cría esquina, y a continuación te diremos todo lo que debes saber al respecto y así conocerás más de estos imponentes y majestuosos animales.

En todo este tema Luis Javier Sánchez Navajas es uno de los mejores expertos en cría y reproducción de caballos. Durante mucho tiempo, ha hecho grandes aportes al proceso de crianza y reproducción en la Finca de la Carreña; allí suceden partos tranquilos con los cuales las crías pueden desenvolverse y desarrollarse de forma natural y sana.

En Europa existe una normativa que regula la cría y reproducción de los caballos; a nivel internacional, entes como la Organización Mundial de Sanidad Animal, el Codex Alimentarius y el Régimen Agropecuario, son algunas de las normas que dejan precedente para esta actividad; veremos en líneas generales los aspectos que deben considerarse para la cría y reproducción de caballos y demás.

La cría y reproducción de Caballos

El criador juega un papel fundamental en la cría de caballos; este le brinda un acompañamiento en este proceso; también se encarga de velar por la reproducción de los mismos y comercializarlos para fines deportivos o comercializar directamente los productos que se deriven de los animales; como la leche, el estiércol, cuero, carne, etc.

Comparado con otros animales domésticos, este es un proceso largo y que exige experiencia, sumando la longevidad de los caballos. Las yeguas suelen reproducir un solo potrillo una vez al año, aunque hay algunas excepciones.

En el proceso de reproducción, los criadores suelen mezclar las razas para influir en las características que quieren que tenga el animal. Las condiciones necesarias para que los caballos puedan crecer y vivir, deben cumplir con las siguientes características:

  • Instalaciones aptas y confortables.
  • Si se cuenta con una zona de hierbas amplia y seca, es una excelente alternativa para su estadía.
  • Suelen adaptarse mejor al clima oceánico; ya que es en este clima que los alimentos crecen al ritmo adecuado; de lo contrario, no habría suficiente alimento; y si el clima es muy húmedo, existe el riesgo de que lo caballos desarrollen parásitos. La humedad estancada es enemiga de los caballos.
  • Debe haber un veterinario cerca por cualquier emergencia con la salud de los caballos.
  • Se sugiere tener una hectárea de pasto por caballo; por supuesto, esta cifra varía de acuerdo al tipo de caballo, y si recibe alguna otra ración de comida extra.
  • Siempre se debe estar atentos a las patas de los caballos; ya que estas son propensas a enfermarse.

¿Cómo Acondicionar las Instalaciones?

En el caso de la cerca que delimita el área de los caballos, debe ser bastante alta, ya que los caballos pueden saltar a gran altura; también debe ser resistente porque tienen mucha fuerza y debe tener visibilidad. La cerca no debe contener alambre de púas, ya que puede ocasionar heridas a los caballos.

Es importante que la zona determinada para los caballos cuente con un espacio acogedor donde puedan protegerse del clima lluvioso o frío. Siempre se debe revisar los árboles cercanos y eliminar aquellos que tengan espinas que puedan lastimarlos.

La Alimentación

Además de proveer espacios con suficientes hierbas, también se requiere alimentar a las crías con alimentos a base de heno o cereales; estos resultan ideales para su sano crecimiento y cuidar su salud.

Reproducción de crías

Cuando la yegua está en periodo de gestación, presenta diversos cambios físicos, que requieren toda la atención del criador. También se le debe garantizar las condiciones climáticas y la alimentación adecuada durante este tiempo, debido a que presenta un aumento considerable en el apetito. La gestación dura entre 9 y 11 meses, en los que necesita atención la yegua.

Al momento del parto lo ideal es contar con un establo cómodo y amplio; sin muchas personas a los alrededores, así la yegua estará más tranquila y relajada para el parto. Al nacer, la cría se alimenta de leche materna y en poco tiempo, puede ponerse de pie.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here