Cada día son más los jóvenes que deciden involucrarse con los cigarrillos, pero el vaper ha servido como una alternativa más saludable y apta para ellos como un sustituto. Los fumadores se han ido sumando también a esta corriente.

Los líquidos para los vapers

Existe una variedad de e-líquidos para cigarrillos electrónicos casi tan grande como sabores en el mundo. Entre los más utilizados están los de sabor a cereales como granola y avena; los de frutas como melón, manzana y piña que son de los más consumidos; los de postres como pie de limón; de menta y otras hierbas; y los clásicos de chocolate, vainilla y tabaco.

Se pueden mezclar liquidos para vapear sin nicotina sin ningún inconveniente para crear nuevos sabores, aunque hay que tener en cuenta que unos son más fuertes que otros y habría que ver si no se diluye demasiado, hasta dejar de notarlo.

Estas esencias vienen en botellitas de diferentes tamaños: de 30, 50, 60 , 90 y 100 mililitros es lo más usual, aunque podría haber algunas marcas que sean la excepción.

Un vaper pequeño, con capacidad de 1,5 ml, puede ser recargado hasta 20 veces con una botella pequeña. Un vapeador promedio generalmente suele recargarse unas dos veces cada tres días, por lo que una esencia pequeña le dura un mes.

Las botellas vienen selladas con un seguro que garantiza que nunca han sido abiertas, además de que son algo difíciles de abrir para asegurar que no se derramen. En la parte de atrás trae la lista detallada de los ingredientes.

La gran mayoría de e-líquidos están compuestos por un 70% de propilenglicol, un 30% de glicerina vegetal y un porcentaje en aromas que se consiguen de muchas formas, que es lo que le da el sabor al vapor. También hay soluciones que no tienen propilenglicol que, en exceso, tiende a irritar las vías respiratorias.

El mecanismo del vaper es muy sencillo, funciona básicamente con una batería y una resistencia que calienta el líquido hasta unos 65 ºC, lo que no es una temperatura comparable a la que se produce en la combustión del cigarrillo convencional, aparte de que no se generan los compuestos tóxicos derivados de ese proceso de combustión.

¿Por qué sin nicotina?

A diferencia de fumar cigarrillos, vapear permite que cada consumidor tenga una gran cantidad de alternativas en cuanto a su experiencia se refiere. Existen varios modelos de vaper, casi infinitos sabores y una gran cantidad de marcas disponibles.

Los e-líquidos también pueden venir con concentraciones diferentes de nicotina, pero muchos usuarios eligen prescindir de ella porque resulta ventajoso en algunos aspectos, en especial si no eres un fumador de cigarrillo.

Sin nicotina, los sabores se perciben con más intensidad porque no está el sabor propio de la toxina. Además, al ser un componente menos en la fórmula, es normal que los otros tengan mayor concentración, incluyendo los aromas.

El vapeo también se vuelve más agradable, con una sensación más suave en el vapor. Se percibe así porque desaparece la irritación que suele provocar la nicotina. Esto hace que la experiencia del vapeo mejore.

El vapor que resulta de los e-líquidos sin nicotina es más espeso, justamente debido a una mayor concentración de la glicerina vegetal, que es el encargado de formar la nubes.

Para dejar de fumar

Algunos usuarios de los vapers los implementan para dejar de fumar porque funcionan de una manera similar a los parches de nicotina. Al venir la toxina en diferentes concentraciones dentro de los líquidos, la persona puede controlar e ir reduciendo el consumo de la misma.

Alguien que fuma más de 30 cigarrillos al día puede empezar adquiriendo un e-líquido de 24 mg de nicotina para ir acostumbrándose al cambio. A continuación, están las de 18 mg.

Las de 12 mg de nicotina las suelen usar los que fuma aproximadamente una caja diaria, las de 6mg los que fuman media caja. La concentración de 3 mg es la más baja y es casi imperceptible.

La idea de esto es ir bajando poco a poco el consumo de nicotina para que la persona no se vea demasiado afectada por cortar abruptamente, lo que podría generar malestares físicos y psicológicos durante los primeros días de abstención.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here