En el campeonato actual de Fórmula 1, y en general en los últimos años, las Mercedes parecen ser coches imbatibles y al que no se les puede ser superior a largo plazo. La gran confianza de Lewis Hamilton y de Valtteri Bottas, los pilotos de la casa alemana, y la solidez de este automóvil, son la gran combinación del éxito de esta escudería, que lleva cuatro años ganando.

Pero si existe un piloto que le está plantando cara a estos déspotas de la Fórmula 1 este es Max Verstappen, joven holandés que detiene el récord de piloto más joven de la historia en ganar un GP. El conductor del Red Bull, un coche que ha tenido su auge hace unos años, se ha lucido en el último gran premio, es decir el de Austria, en el que ha conseguido ganar por delante de Charles Leclerc, segundo piloto de Ferrari que comparte con él la joven edad. La gran actuación del holandés en Austria ha sido la de un piloto de talento y que parece ser ya un veterano por cómo maneja las situaciones más complicadas. Pese a que no sea el favorito en ganar el campeonato de este año, algo que según las apuestas de Fórmula 1 debería conseguir Hamilton, cuya cuota de éxito final es la más baja de todas, Verstappen es uno de los participantes con más caché y con más posibilidades de sorprender a largo plazo. El hijo de Jos Verstappen, que estuvo compitiendo durante muchas temporadas sin ganar una carrera, ya ha adelantado el rendimiento del padre y quiere escribir más páginas de historia en esta disciplina deportiva.

Ahora que se acerca el GP de Gran Bretaña, en el que puede llegar a tener opciones de conseguir un buen resultado, la clasificación lo ve en el tercer lugar. Para llegar tan alto se necesita cierta dedicación y sobre todo continuidad de rendimiento, y en esto Verstappen ha demostrado haber mejorado mucho últimamente. Pese a ser muy instintivo y a haber sido tachado de incorrecto en alguna que otra ocasión en temporadas anteriores, el holandés es ahora un piloto mucho más maduro y esta campaña se está perfilando como la de la confirmación para él. Ahora la tabla ve a Hamilton primero en solitario con 197 puntos, 31 más que su compañero Bottas y sobre todo 71 más que Verstappen, que hasta el día de hoy ha conseguido solamente una victoria. Pese a que falte todavía mucho recorrido para el final de la temporada, por el momento parece complicado que alguien le pueda arrebatar el título de campeón de 2019 al inglés de la Mercedes. El vigente campeón, que quiere conquistar su sexto título de siempre, gracias al que se acercaría a Michael Schumacher, que posee el récord con 7, tiene cada vez más hambre de victorias y difícilmente se dejará remontar tras haber ganado 6 carreras de 9 disponibles hasta ahora. Pero, si alguien en el futuro podrá estorbarlo, éste será sin duda Verstappen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here